‘La dictadura hizo de cada madre y padre cubano un represor en su casa’

Un grupo de jóvenes cubanos crea un espacio online para hablar de la censura ideológica que han vivido, incluso fuera de Cuba.

Cartel: Censurado. QUE-LEER.COM

Varios jóvenes cubanos residentes principalmente en España y EEUU crearon un espacio de debate online para hablar sobre el costo que han pagado por ejercer su derecho a la libertad de expresión.

«La dictadura hizo de cada madre y padre un represor en su casa; un represor que te ama, pero es un represor contra el que tienes que luchar», dijo uno de los más de 30 participantes en una primera reunión, quienes se conectaron desde diferentes puntos del mundo. 

«El hecho de que nuestros mayores tengan miedo de que nos pueda pasar algo por hacer pública nuestra opinión, prueba el problema de libertad de expresión que sufrimos los cubanos«, opinó Rocío Rives, una de las organizadoras del evento y estudiante de ingeniería en Boston.

«Nuestros mayores deben entender que, si ellos son libres de decir ‘yo soy fidelista’, nosotros también podemos decir ‘yo estoy en contra de esa ideología'», añadió. 

«Tras la huelga de hambre de los acuartelados de San Isidro en noviembre de 2020 y la protesta del 27 de noviembre ante el Ministerio de Cultura empecé a torturarme psicológicamente por la posible censura de mi familia a mis comentarios en redes sociales. Después de mucho diálogo, logré que me respetaran. No los hice cambiar de opinión, pero pude incluir en mi núcleo familiar la libertad de expresión«, dijo Rives.

Prácticamente todos los jóvenes que participaron en ese encuentro han tenido que bloquear a algún familiar o amigo en las redes sociales, para evitarles preocupaciones, por miedo a críticas o a la represión de sus familiares en Cuba

«Tengo miedo de que me acosen o acosen a allegados y, a través de ellos, me impidan decir lo que pienso. Tengo miedo de perder amistades porque no puedan estar cerca de alguien que diga lo que piensa, aunque pensemos muy parecidos a puerta cerrada. Tengo miedo del daño psicológico que puedan sufrir mis familiares que se preocupan por mí», dice Claudio Gaitán, organizador del evento desde Barcelona.

«Normalizar algunos de estos miedos sería normalizar el terrorismo; yo no estoy dispuesto a hacer eso», añadió Gaitán.

Alicia Fernández, organizadora en Madrid, contó que su madre fue increpada por compañeros de trabajo en Cuba debido a su participación en manifestaciones contra el régimen en España y sus comentarios en redes sociales. «El día que me manifesté por primera vez asumí el riesgo de que algo me pase a mí o a mi familia», afirmó. 

El grupo se reúne el segundo sábado de cada mes a través de Zoom y realizó otro encuentro el 8 de mayo. Pretende ser una herramienta de apoyo para ayudar a superar el miedo a ejercer el derecho a la libertad de expresión y, según sus promotores, acogerá a todos los cubanos que quieran un futuro mejor para Cuba, independientemente del país donde vivan y la ideología que defiendan. «Lo importante es seguir ideas no a personas», dijo Erick Brito. 

«Es importante que nuestros discursos no vengan del odio. Muchos en Cuba hemos formado parte del sistema de una forma u otra, ya sea siendo miembros del CDR o de la UJC.  No tengan miedo de nosotros, esto no es una purga, todos cabemos, nuestro mensaje debe venir desde el amor que es lo contrario de lo que significa la dictadura, que arremete contra todo aquel que piensa diferente«, afirmó una de las participantes.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.