La diáspora de Venezuela sobrepasa los siete millones de personas y el éxodo recupera el ritmo anterior al Covid-19

Cada día salen 1.400 venezolanos de Venezuela con planes de establecerse en otro país.

Venezolanos emigrando de su país. AFP

Cada día 1.400 venezolanos, como promedio, salen de Venezuela con planes de establecerse en otro lugar. La cifra ha vuelto a los niveles que tuvo antes de la pandemia de Covid-19, cuando se decretaron cuarentenas en América y Europa y se establecieran restricciones a la movilidad humana, con lo cual se redujo el éxodo venezolano.

Aunque los organismos internacionales ubican en 6,2 millones de venezolanos los que están hoy fuera de su país, el Observatorio de la Diáspora Venezolana, bajo la dirección del académico Tomás Páez, insiste en que hay un subregistro importante, dado que estos entes se basan principalmente en los censos de países receptores. Mientras que su iniciativa de investigación cruza tales datos con los registros de venezolanos en redes sociales en otros países, data hiperlocal que reúnen investigadores y periodistas, y con todo ello consolidan sus propios datos.

«La cifra de la diáspora siempre es diferente según la organización que la estudie. Antes de 2013 no existía información de dónde estaban los venezolanos. Nosotros hemos ido identificando este registro por ciudades y comunidades en diferentes países. Nos apoyamos en redes, censos y encuestas así que nuestros datos hablan de unos 7.200.000 venezolanos en más de 90 países y más de 400 ciudades», sostiene Páez al ser consultado por DIARIO DE CUBA.

Este 1 de junio Páez, desde Madrid, confirmó la conformación de la Red de la Diáspora de Venezuela conformada por unas 700 organizaciones de diverso tipo regadas alrededor del mundo.

«La crisis migratoria venezolana llega a 6,2 millones de personas, la más grande en la historia del continente», sostuvo la semana pasada David Smolansky, comisionado de la secretaría general de la Organización de Estados Americanos (OEA) para atender la crisis migratoria de Venezuela.

«Si los migrantes y refugiados venezolanos fuésemos un país superaríamos a la población total de naciones como Panamá, Costa Rica, Noruega, Irlanda o Nueva Zelanda», sostuvo Smolansky, un connotado dirigente político opositor que debió salir al exilio en 2017.

En este momento el éxodo venezolano es tema de agenda en varios países. Mientras que en Ecuador el Gobierno de Guillermo Lasso optó por una suerte de «amnistía migratoria» para regularizar en el país andino la presencia de medio millón de venezolanos, el presidente chileno Gabriel Boric llamaba a sus pares sudamericanos a construir una política de cuotas para distribuir a los migrantes venezolanos en varios países.

El llamado de Boric coincidía con una situación de colapso en la frontera norte de su país por la llegada de venezolanos sin documentación que atraviesan una peligrosa zona desértica caminando desde Bolivia.

Tal como lo ha reseñado DIARIO DE CUBA, en volumen los migrantes venezolanos desplazaron en este 2022 a los cubanos y haitianos en el tránsito por el peligroso Tapón del Darién, para cruzar de Colombia a Panamá, desde donde suelen seguir por Centroamérica y México con destino a EEUU.

«Se dice que el Covid-19 frenó la emigración y eso no es cierto. La ralentizó por los problemas de movilidad que hubo y en 2021 se contrajo un poco, también por los controles y las restricciones de países que exigen visa como el caso México y Costa Rica», explica Páez.

Según el director del Observatorio de la Diáspora, nada de esto ha frenado «el éxodo de venezolanos». Esta organización estima que en promedio 1.400 venezolanos salen cada día del país con intenciones de establecerse en otro lugar. La mayoría se reubica en países de América del Sur.

Páez considera que debe hablarse con mayor énfasis de la positiva política que ha sostenido Colombia durante el Gobierno de Iván Duque.

«América Latina es un ejemplo para el mundo y Colombia ha tomado un liderazgo global. Para tener una referencia, Alemania recibió la mitad de los migrantes que ha recibido Colombia y eso le generó un problema político a Ángela Merkel, en su momento. Estamos hablando de un millón de sirios (en Alemania) frente a dos millones de venezolanos (en Colombia)», recalca el académico.

Páez también aseguró que, así como lo viene haciendo Colombia, otros países como Perú, Argentina y Brasil, y más recientemente Ecuador, han regularizado la masiva presencia de venezolanos con una política de brazos abiertos.

«La regularización es la mejor arma para luchar contra el tráfico, trata de blancas y niños, además facilita el proceso de adaptación», resume.

Hace dos meses se celebró en Panamá una reunión de dos días, convocada por EEUU y a la que asistieron representantes de 20 países latinoamericanos y caribeños para discutir sobre el impacto que tiene la crisis migratoria de Venezuela. El régimen de Nicolás Maduro estuvo ausente en esta cita.

La crisis venezolana es el mayor desafío, en materia de movilidad humana, en el continente y una de las tres grandes crisis mundiales, según han establecido las agencias especializadas de la ONU como la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%