La detención de cubanos, la ‘gallina de los huevos de oro’ para funcionarios de Migración en México

El abogado José Luis Pérez desvela que la falta de protocolos permite establecer montos de fianzas según convenga a los agentes

Este martes fueron detenidos 17 cubanos en la terminal principal de omnibuses de Puebla. (INM)

La detención de cubanos en el centro de Migración Acayucan, en el estado de Veracruz (México), se ha convertido en una vía de recaudación de dinero para las arcas de los funcionarios, desvela a 14ymedio el abogado José Luis Pérez Jiménez.

Debido a que la Ley de Migración no establece una cantidad definida como fianza para liberar a los extranjeros de los centros migratorios, el Departamento Jurídico «interpreta a su favor el artículo 102, inciso A» y determina, según lo considere, el dinero que exigirá para otorgar la salida de las personas.

Esta laguna legislativa, cuenta el defensor de migrantes, «permitió al Departamento Jurídico del centro de Acayucan, bajo la dirección de Ulises Sánchez Molina, fijar una fianza de 10.000 pesos mexicanos para la liberación de cada uno de los ocho cubanos» que defendió y logró liberar la semana pasada.

Debido a que la mayoría de ellos «no cuentan con solvencia económica», solo se depositó en una sucursal del Banco de Bienestar, una sociedad de crédito creada por el Gobierno de México, el monto correspondiente a Lázaro Manuel Álvarez Cruz, Orlando Rivero González y Eddy González González.

Actualmente se encuentran detenidos en el centro migratorio de Acayucan alrededor de 500 migrantes, 97 de ellos son cubanos y algunos con oficio para poder transitar por el país

Estos migrantes fueron detenidos el pasado 24 de marzo en el kilómetro 19 de la carretera que va de Villahermosa a La Choapas, en Veracruz. Y junto con ellos viajaban Carla Elisa Vásquez Corrida, Damicela Pérez Concepción, Danyela Muñoz Pérez, Adrián Pérez Dominico, Nicdael Ángel Borges Concepción. Todos, asegura el abogado, «son disidentes y participaron en la manifestación del 11 de julio en San Antonio de los Baños».

Actualmente se encuentran detenidos en el centro migratorio de Acayucan alrededor de 500 migrantes, 97 de ellos son cubanos y algunos con oficio para poder transitar por el país. El alto número de detenciones es propiciada por las irregularidades y el cobro de cuotas. Diariamente detienen e ingresan a miles de extranjeros a las estaciones estatales.

«Lo hacen porque los agentes de Migración tienen que entregar una cuota al titular de la oficina de representación y éste al comisionado nacional», denuncia el defensor que propuso al Congreso de México adicionar al artículo 102 de la Ley de Migración un monto de fianza y que se fiscalice el dinero que ingresa por este concepto al Instituto Nacional de Migración (INM) para evitar la «caja chica».

«Ahí está la gallina de los huevos de oro«, asegura Pérez. «El tip para los migrantes y los abogados, es que cuando tengan un cliente detenido y no sepan de cuánto es la fianza, pueden depositar al Banco de Bienestar el equivalente a un día de jornal, que es de 172 pesos con 80 centavos y exhibirlo ante Migración, con lo que cumplen con el tabulador marcado en el artículo 21 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos».

La estación migratoria de Acayucan «es una cárcel donde los derechos humanos no existen», cuenta Wilmer Mantos, un cubano de 27 años que fue liberado después de 37 días. «Ahí te tienen sin móvil, sin papeles, comes por hambre, pero los alimentos están descompuestos y casi no hay agua y ni asistencia médica te brindan».

Zoileny Soto Almenteros, una músico natural de Caibarién, al centro de Cuba, pasó 50 días detenida en Acayucan. La comida y agua que le dieron durante su estancia provocó malestares en la joven. La razón, supo después, estaba en los altos contenidos de yodo. Tras esta pesadilla en su travesía por México, desde hace una semana se encuentra en el estado de Kentucky (EE UU).

Un grupo de cubanos fue señalado por Migración de quemar colchonetas y ropa al interior de la estancia de Acayucan, en Veracruz. (Captura)

A inicios de marzo, familiares y amigos de los migrantes detenidos bloquearon la entrada principal de la estancia para exigir su liberación. Algunos lograron salir días después, pero otros aún permanecen en el lugar.

Los atropellos a migrantes son un tema recurrente. El Instituto para la Seguridad y la Democracia, A.C. Insyde, evidenció en 2017 que «uno de cada tres migrantes que fueron detenidos en Veracruz sufrieron alguna agresión física, psicológica o verbal al momento de la verificación migratoria», se lee en el informe. «Sólo una de cada diez personas detenidas por el INM denuncia las agresiones sufridas».

Este lunes un grupo de cubanos quemó algunas colchonetas y ropa en protesta por mantenerlos «privados de su libertad». Las autoridades los señalan de encabezar un motín, el tercero en lo que va de mes.

«Se están violando los derechos de estas personas y los de libre tránsito», señala a 14ymedio Gabriel Domínguez, defensor de migrantes de la Isla, al mostrar el oficio con folio 4840 avalado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), la Comisión Nacional de Ayuda a Refugiados (Comar) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Al lugar llegaron elementos de la Guardia Nacional, un escuadrón antimotines y policías estatales en apoyo de los agentes migratorios. Las anomalías en este sitio han sido evidenciadas por este diario.

Por otro lado, este martes fueron detenidos 17 cubanos en la Central de Autobuses de Pasajeros de Puebla. Una llamada anónima alertó a Migración y la Guardia Nacional sobre el traslado en un autobús que se dirigía a la Ciudad de México. Los naturales de la Isla dijeron que salieron del estado de Chiapas, fronterizo con Guatemala.

TOMADO DE 14MEDIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%