La Asociación Sindical Independiente de Cuba desmiente que condenados del 11J sean ‘delincuentes, vándalos o mercenarios’

De 100 trabajadores identificados, 53 eran cuentapropistas y 48 estatales, dice.

Protestas en La Habana el 11 de julio de 2021. ALEXANDRE MENEGHINI REUTERS

La Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC) ha documentado que más de 100 manifestantes encarcelados por las protestas del 11 de julio tenían una actividad laboral estable, informó el sitio Martí Noticias.

El secretario general de la ASIC, Iván Hernández Carrillo, informó que de esos 100 trabajadores en prisión por el 11J y otros detenidos tras la convocatoria del 15 de noviembre, «53 son trabajadores por cuenta propia y 48 estatales, incluyendo al sindicalista independiente Humberto Laffita, detenido el 13 noviembre» en relación con la Marcha por el Cambio convocada por la plataforma Archipiélago.

De acuerdo con la recopilación parcial realizada por la organización sindical, la más grande de su tipo en el país, ocho de los empleados del Estado son profesionales, entre ellos dos médicos.

El régimen cubano ha calificado a los asistentes a las marchas de julio como «mercenarios, delincuentes y contrarrevolucionarios.»

Alex Castro Soto del Valle, hijo del fallecido dictador Fidel Castro, llamó delincuentes a los cientos de cubanos que salieron a las calles el 11 de julio a pedir libertad. Los medios de comunicación estatales los tildan de vándalos y saqueadores.

«Por supuesto que se trata de una lista parcial, estamos convencidos de que existen muchos más y seguimos indagando para identificarlos. Muchos de ellos ya han sido condenados bajo falsos delitos y sin ningún tipo de garantía procesal», señaló el sindicalista Hernández Carrillo.

«Por eso estamos llamando a la comunidad internacional a solidarizarse con ellos y a exigir su libertad. Muchos son jóvenes y padres de familia que el único delito que cometieron fue pedir libertad,» concluyó.

Anabel Arocha, familiar de tres de los condenados en Santiago de Cuba, Iván Arocha Arocha, Iván Arocha Quiala y Eduardo Reinaldo Machado Arocha, describió como, aún si haber sido juzgados, fueron expulsados de sus centros laborales.

«Los sacaron de los trabajos inmediatamente, a mi hermano y a mi sobrino Ivancito. Mi hermano trabajaba en el Teatro Heredia, llevaba como 20 años trabajando allí y mi sobrino Iván laboró en un Ditú de Gastronomía, hasta el último día, que lo cogieron (preso). El otro era cuentapropista, barbero.»

La Asociación Sindical Independiente de Cuba ha enviado su informe a organismos internacionales defensores de los derechos de los trabajadores, como el Comité de Libertad Sindical de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) o la Alternativa Democrática Sindical para las Américas.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%