Actualidad, acontecimientos y lucha continua por una Cuba Libre
RegistrateInicia Sección

Con la Tarea Ordenamiento, puede sobrevenir la quiebra de las ineficientes cooperativas cubanas, simultáneamente a la extinción de los pocos campesinos que quedan.

Autoridades del Gobierno y el Partido visitan la finca La Victoria, en Granma (Foto: La Demajagua)

LA HABANA, Cuba. – Ceballos, el exitoso polo exportador en Ciego de Ávila, y  La Sierpe, donde radica la empresa agroindustrial de granos Sur del Jíbaro, una de las mayores productoras de arroz de Cuba al menos hasta el inicio de la Tarea Ordenamiento, ahora peligran y se acercan a la quiebra por el alza de los precios y el fortalecimiento del sistema de Acopio, según evidencian informaciones publicadas en los medios oficiales. 

Las reuniones de José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Partido Comunista de Cuba; Marino Murillo, jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos, y otras autoridades nacionales con agricultores comenzaron en Pinar del Río y Artemisa el 22 de febrero y trataron los disgustos y la desmotivación para labrar la tierra en las difíciles condiciones actuales. 

Los subsidios se mantienen en cuatro renglones considerados estratégicos (arroz, maíz para alimentación animal, tomate de industria y café robusta) para que el valor final no sobrepase el fijado de forma minorista. Los precios del arroz de cáscara húmeda, el frijol negro, el ganado porcino en pie, la papa y los huevos de gallinas continuarán fijados a nivel central, mientras los demás serán determinados por los gobiernos locales, según anunció oficialmente.

La brusca subida de los precios centralizados y descentralizados impuso algunas correcciones que, no obstante, no han satisfecho los reclamos de los campesinos, según se evidencia en los criterios coincidentes en todo el país, aparecidos en las depuradas publicaciones de los medios nacionales.  

La producción de arroz aún no es rentable, debido a los altos costos del agua, la electricidad y la aviación, se quejan los campesinos. La siembra de la gramínea se había incrementado con asesoría de Viet Nam y China con el objetivo de cubrir el 22% del consumo nacional, pero la inexistencia de fertilizantes y plaguicidas provocó la caída de la producción del alimento básico de los cubanos. 

Por su parte, los precios del tabaco están en estudio y deberá tener modificaciones sustanciales, teniendo en cuenta que es una de las principales exportaciones cubanas con empresas mixtas, informaron los ejecutivos.

Entre los planteamientos relevantes están los de Abelardo Álvarez, presidente de una Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS), quien explicó que no será posible asumir gastos de combustible y electricidad superiores a un millón de pesos mensuales, si bien mantienen sembradas todas sus áreas. Las tarifas de electricidad deben analizarse también en las minindustrias, opinó Orlando Pérez, de la CCS Frank País, de Güira de Melena, quien posee dos contenedores refrigerados para conservar la pulpa de fruta por los que abona cuantiosas sumas a la Empresa Eléctrica. 

También los campesinos se quejaron de los impuestos aplicados por la empresa GELMA a sus piensos, el incremento del costo de los insumos, la tarifa de pago por el corte de caña mecanizado, los reiterados impagos de la Empresa Agropecuaria del Oeste y la Empresa de Mercados de La Habana. 

El director de la Empresa Sur del Jíbaro, Orlando Suárez, dijo en la reunión correspondiente que hoy cuesta 357 pesos cada quintal de arroz para consumo, con solo 20% de rentabilidad. Con la nueva tarifa de 389 pesos resultan 62 pesos de pérdida por quintal de arroz vendido. 

A su turno, el presidente de la UBPC Las Nuevas, Mario Milán, aseguró que reportaba un 22% de pérdida por consumo de agua de los canales y los costos de aviación.

El presidente de la CCS Emilio Obregón, Armando Pérez, manifestó que se está atravesando un período de seca bien bravo, que no es lo mismo producir en julio-agosto que en enero-febrero. Nielvis Hernández, responsable económica de la CPA Aramís Pérez, expresó que están trabajando para vender boniato en tres meses y tabaco en septiembre. “No sé qué hacer; no puedo pagar en 90 días, el plazo de amortización del crédito puente otorgado por la banca. Estamos desprotegidos y tengo que desproteger a mis 85 socios”.

En las reuniones de Matanzas y Camagüey hubo coincidencia en que los precios de algunos insumos y servicios son demasiado altos. La incapacidad financiera de algunas empresas, como la Genética de Matanzas y de otras entidades del sector azucarero también salió a relucir. En Camagüey, provincia que aporta el 22% de la producción nacional de leche, además del incremento de los gastos en combustible, electricidad, agua y la compra de otros insumos, se planteó el pago adicional por acarreo.

En Ciego de Ávila, el ministro de la Agricultura, Gustavo Rodríguez Rollero, cuestionó las pérdidas de la empresa agroindustrial Ceballos, luego de la llegada de la Tarea Ordenamiento. Insistió en que esa entidad saldrá fortalecida por su experiencia en la exportación de una amplia gama de productos. Alba González, directora de la empresa, refirió que en enero se perdieron más de cuatro millones de pesos, lo que jamás había sucedido.

En la provincia Granma, Humberto Labrada, productor de la CCS Niceto Pérez, advirtió sobre la necesidad de adquirir tecnologías que permitan modificar los viejos sistemas y lograr producciones a menores costos, así como acabar de definir un sistema de comercialización adecuado. Otros productores alertaron acerca del éxodo en el campo hacia otras actividades mejor remuneradas, y las pérdidas que genera el cultivo del plátano por el incremento del precio de los insumos y el pago de electricidad y agua.

La eliminación de las trabas para liberar las fuerzas productivas, anunciada como objetivos de las políticas diseñadas durante 10 años, no se ha realizado. Sin embargo, lo que sí puede sobrevenir es la quiebra de las improductivas e ineficientes cooperativas impuestas, simultáneamente a la extinción de los pocos campesinos que quedan y, con ellos, de la producción agrícola. Nada difícil de lograr, como demuestran ya los mercados vacíos en toda Cuba.

TOMADO DE CUBANET

Share This
A %d blogueros les gusta esto: