‘La Administración de EEUU debe tomar medidas más serias con Cuba’, dice la activista Anamely Ramos

La activista cubana habla con DIARIO DE CUBA durante su quinto día de protesta frente a la Casa Blanca.

La activista cubana Anamely Ramos frente a la Casa Blanca. ANAMELY RAMOS/FACEBOOK

La activista cubana Anamely Ramos dijo este viernes a DIARIO DE CUBA que decidió plantarse frente a la Casa Blanca el pasado lunes 11 de julio «para homenajear unas protestas que son las más grandes de la historia de Cuba y por las cuales hay muchos presos políticos».

«No cualquier país tiene más de 1.000 presos políticos, sino un régimen totalitario que impone la prisión como forma represiva y también usa formas más sofisticadas que van desde las amenazas a familias o los impedimentos para salir y regresar a la Isla», dijo la curadora de arte, quien se encuentra impedida de viajar a Cuba.

Ramos, una de las acuarteladas en la sede del Movimiento San Isidro, dijo que su protesta frente a la Casa Blanca es también «en solidaridad con Omara Ruiz Urquiola, a quien no dejaron regresar a Cuba hace dos semanas».

«Desde entonces estamos las dos en EEUU en una especie de limbo legal y estamos haciendo gestiones por nuestro derecho a regresar», añadió.

La activista cubana, quien ha protagonizado varias protestas para que le permitan volver a Cuba, dijo que «alterna el tiempo que está frente a la Casa Blanca con reuniones con funcionarios y organizaciones internacionales» en busca de que «medien para que las aerolíneas estadounidenses cedan» y les permitan subir a un avión a La Habana, pues tiene todos los documentos en regla.

«La prohibición de viajar a Cuba es una decisión política y una violación de nuestros derechos humanos por parte de la dictadura, pero con la complicidad de estas empresas y el silencio de muchas partes del mundo, pues si bien muchos actores internacionales han denunciado lo que pasa en Cuba, todavía no lo hacen a la altura de lo que está pasando», agregó Anamely Ramos.

Ramos, quien fue expulsada del Instituto Superior de Arte por sus ideas políticas, también habló de la huelga de hambre y sed que realiza Ariel Ruiz Urquiola en Ginebra, la cual dijo que se debe a que «se han agotado los demás canales».

«Mis amigos siguen presos en Cuba, Maykel (Osorbo) y Luis Manuel (Otero Alcántara), el segundo incomunicado desde el jueves pasado, posiblemente hospitalizado en contra de su voluntad, pues está haciendo una huelga de hambre y sed», afirmó.

«Por todo esto estoy frente a la Casa Blanca, creo que la Administración de EEUU debe tomar medidas más serias, involucrar más a los activistas y los opositores en las decisiones que toman, en el diseño de la política que hacen, y trabajar más articulados con organizaciones internacionales y otros gobiernos democráticos. También incidir más sobre la Unión Europea, que ha tenido políticas ambivalentes en los últimos tiempos», finalizó Ramos.

Ramos residió en México durante un año, mientras estudiaba un doctorado y luego visitó Miami por unos meses, antes de intentar regresar a Cuba. El 16 de febrero a través de la aerolínea por la que viajaría, American Airlines, fue notificada de la prohibición del Gobierno cubano de acceder a su país.

Luego adquirió otro pasaje para el día 27 y, tras obtener la misma respuesta, ha mantenido una serie de protestas y reclamaciones en torno a la violación de sus derechos como ciudadana cubana.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%