Kim Jong-un admite que Corea del Norte pasa por sus ‘peores días’

Home » Cuba » Kim Jong-un admite que Corea del Norte pasa por sus ‘peores días’
Cuba

El dictador norcoreano inaugura el Congreso del Partido de los Trabajadores, en el que nadie lleva mascarilla.

El dictador norcoreano, Kim Jong-un. KCNA

El dictador norcoreano, Kim Jong-un, inauguró el congreso del partido único de Corea del Norte, el de los Trabajadores, admitiendo las penurias económicas que sufre el país y obviando toda mención directa a Estados Unidos en un momento en que el diálogo sobre desarme sigue en punto muerto, reporta EFE.

“La manera más segura y rápida de afrontar los múltiples desafíos que encaramos ahora es esforzarnos al máximo para fortalecer nuestro propio poder y nuestra capacidad de autosuficiencia”, dijo Kim en su alocución, pronunciada el martes, pero reproducida este miércoles íntegramente por la agencia KCNA y el diario Rodong.

Kim admitió que los resultados del plan quinquenal aprobado en el anterior congreso de 2016 “quedaron en la mayoría de las áreas muy por debajo de lo esperado” y que el país pasa por sus “peores días”.

Aunque hablar en términos negativos es un gesto poco habitual para el régimen, ya es la segunda vez que el dictador norcoreano admite las dificultades por las que está pasando el país, afectado en 2020 por el paso de tres tifones y los efectos de la pandemia de Covid-19.

En el 75 aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores, celebrado el pasado 10 de octubre, Kim reconoció entre lágrimas las carencias que están encarando los ciudadanos de un país ya de por sí afectado por sanciones internacionales y que además cerró a cal y canto sus fronteras al inicio de la pandemia.

Esto ha reducido al mínimo la inversión exterior y el intercambio comercial (algunos reportes mencionan escasez de productos básicos en los supermercados de Pyongyang) y parece estar empujando al hermético país a la peor crisis desde la terrible hambruna de finales de la década de los noventa del siglo pasado.

El dictador habló en la sesión inaugural del VIII Congreso del Partido de los Trabajadores, en el cual se presentará un nuevo plan económico a cinco años, de la existencia de obstáculos “externos e internos” en el desarrollo económico del país, sin ofrecer más detalles.

Del mismo modo pidió proponer nuevas estrategias para lograr “la reunificación nacional y promover las relaciones exteriores”, sin precisar nada más.

Tal y como muchos preveían, Kim no hizo mención directa a Estados Unidos en su discurso, algo habitual en esta cita política, la más importante del país pero centrada en diseñar políticas internas y reestructurar el organigrama del régimen.

En todo caso, y ante el inminente cambio de Gobierno en Washington, se espera que el evento arroje claves sobre el programa de armas del régimen y sus planes en el terreno diplomático, donde ha guardado silencio en los últimos meses hasta el punto de no mencionar siquiera la victoria electoral de Joe Biden en las presidenciales estadounidenses.

Tras tres cumbres entre Kim Jong-un y el aún presidente de Estados Unidos, Donald Trump, las conversaciones sobre desnuclearización están en punto muerto tras el fracaso de la cumbre de Hanói de 2019, donde Washington consideró insuficiente la oferta de desarme de Pyongyang y se negó a levantar sanciones.

Por motivos desconocidos, el opaco régimen mantuvo esta vez en secreto la fecha exacta del inicio del congreso e indicó solo que sería “a principios de enero”.

Según los medios estatales, unas 5.000 personas, entre delegados y cúpula del partido, y unos 2.000 invitados, participan en el congreso, superando las cifras de 2016.

Las fotos publicadas mostraron a Kim inaugurando el congreso en la Casa de la Cultura 25 de abril de Pyongyang ante un auditorio abarrotado en el que nadie llevaba mascarilla.

Pyongyang ha dicho a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que ha testado a casi 12.500 personas y que aún no ha detectado un solo caso de Covid-19.

Más allá de las especulaciones sobre si el régimen retomará las pruebas de armas una vez Biden tome posesión para tratar de forzar un reinicio de las negociaciones u optará por otra vía, este congreso también plantea la posibilidad de que la hermana de Kim Jong-un, Kim Yo-jong, suba en el escalafón del partido.

Kim Yo-jong, integrante del Buró Político, ha ganado este año aún más protagonismo erigiéndose en muchas ocasiones en portavoz del régimen, y ha sido de momento designada como parte del presídium para este congreso.

Imágenes por satélite indican que el régimen prepara un desfile para poner punto final al evento, cuya fecha de cierre se desconoce.

En caso de durar cuatro días, al igual que en 2016, la cita concluiría el día del cumpleaños de Kim Jong-un.

Tomado De DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: