Joven cubano de 19 años se quita la vida en una prisión de Cienfuegos

Foto: La Proa del Centro

Un joven cubano de 19 años se quitó la vida en una prisión de Cienfuegos, según reportes en redes sociales.

José Luis Cárdenas, a quien todos llamaban cariñosamente Cachito, se ahorcó en el baño de la cárcel en la que se encontraba.

El joven cumplía una condena por un delito de robo. «Llevaba casi 2 años preso cuando lo trasladaron a un “abierto” donde, al poco tiempo, le notificaron que había otro juicio pendiente por el que le pedían de 7 a 8 años de prisión. Al parecer, en un estado de completa desesperación, el joven se ahorcó en los baños de la prisión donde se encontraba. Según la versión de las autoridades, habían pasado 5 horas cuando descubrieron el cuerpo», indica un reporte de La Proa del Centro

Cachito era natural del poblado de Cruces, en la central provincia de Cienfuegos. Sus amigos lo describen como «alegre, farandulero, sano de corazón y alma. Era jodedor y no se perdía una fiesta».

Según el reporte, en la funeraria donde lo velaron hubo una guardia permanente de al menos cuatro policías que impedían tomar fotos en el lugar.

«La noticia de su muerte ha sido devastadora. Lo que nadie consigue comprender es por qué habían 4 policías custodiando el féretro del joven. Algunos testigos confirman que las autoridades impidieron que se tomasen fotos dentro de la funeraria pues, según ellos, no querían lucir culpables en medio de la tragedia. Entonces, ¿quién es responsable de la muerte de un interno que está bajo la custodia de los guardias en una prisión? ¿Cómo es posible que nadie advirtiera la ausencia de ese muchacho por tanto tiempo?», explicaron.

«¿Cuán terrible han de ser las condiciones en la prisión de Ariza para que un recluso llegue a un acto de desesperación semejante?», cuestionaron.

TOMADO DE CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%