José Daniel Ferrer

Para el opositor y líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer, las medidas que Joe Biden tomaría en relación a Cuba de ganar las próximas elecciones solo beneficiarían al régimen de Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel.

“Le darían dinero y la posibilidad de continuar llenando a EE.UU. de agentes comunistas mientras el régimen destruye oposición interna”, escribió el opositor en Twitter.

En la misma publicación, compartió una entrevista exclusiva que CiberCuba realizó al candidato demócrata, publicada en el día de hoy, como parte de una cobertura más amplia que ha venido realizando nuestro medio de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos en 2020, y que también incluyó una entrevista exclusiva a Donald Trump publicada un día antes, el primero de noviembre.

Poco después Ferrer compartió en sus redes sociales una carta abierta al candidato demócrata en la que le expresa que aunque sus medidas pretenden empoderar al pueblo los resultados serán totalmente contrarios.

“Solo daría más tiempo en el poder a una criminal tiranía que oprime y explota despiadadamente a nuestro pueblo, que es cómplice, y autora intelectual, de la opresión y la miseria que viven Venezuela y Nicaragua y que continúa siendo un grave peligro para la democracia en todo el continente”, dice.

“Sus medidas no empoderarían al pueblo, solo alargarían nuestro sufrimiento. Los militares seguirían enriqueciéndose mientras el pueblo subsiste a duras penas. Los emprendedores seguirían asfixiados y a merced de las arbitrariedades del sistema. Solos los incondicionales a la dictadura tendrían reales ventajas”, agrega.

El líder de la UNPACU cree que esto haría que aumente también la represión contra activistas, periodistas independientes y el pueblo en general como ocurrió durante la época del deshielo.

“Nosotros aplaudimos tales medidas y pronto vimos que eran un grave error. De inmediato sufrimos un notable incremento de la represión hacia nuestros activistas”.

La política que promete Biden, según Ferrer daría oportunidad al Gobierno de La Habana de enviar a EE.UU. a sus agentes a través del Programa de Refugiados.

“Como activista que lucha por una Cuba libre, democrática, justa y próspera, como sincero amigo de los EEUU, es mi deber informarle, sea Ud. electo o no, sobre este complejo y peligroso asunto”, puntualizó, y terminó agradeciéndole su apoyo cuando él se encontraba en prisión.

En la entrevista a CiberCuba Biden dice que su política hacia Cuba, de ganar las elecciones, eliminaría las medidas de recrudecimiento económico, de emigración y de viajes impuestas por la actual administración al régimen de La Habana, y restablecería lo que había sido parte de una política de inaugurada por el expresidente Barack Obama, que supuso un acercamiento económico y comercial entre los dos países.

“Las políticas de Trump hacia Cuba han sido un fracaso total. Las represiones por parte del régimen sólo han aumentado bajo su mandato […] La situación de hoy en Cuba no es igual a la situación hace cuatro años y yo seguiré políticas que reconozcan el ambiente de hoy, empezando con la eliminación de las restricciones de Trump a las remesas y los viajes, las cuales perjudican al pueblo cubano y mantiene a las familias separadas. También abordaré el atraso de más de 20 mil visas que ha aumentado bajo la administración Trump”. afirmó Biden.

Biden separa el beneficio que puede obtener el pueblo cubano de estas medidas, del que pudiera obtener el castrismo: “Exigiré la liberación de los presos políticos y defenderé los derechos humanos en Cuba, tal como lo hice cuando era vicepresidente”. Además, no duda en llamarle “dictadura” el régimen de La Habana.

Por otra parte, el actual presidente, Donald Trump dejó cuentas de su compromiso por acabar con el castrismo, tales como el aislamiento económico y político de la isla y el compromiso con la comunidad de la línea más dura anticastrista del exilio cubano-americano.

“El régimen de Castro no sabe lo que le viene encima; créanme”, que deja una interrogante sobre qué tipo de medidas drástica pueda sobrevenir contra el gobierno de Díaz-Canel, en un momento donde tanto la crisis económica aguda y la represión han aumentado en la isla”, expresó Trump.  

“Tomé las medidas más fuertes contra la dictadura cubana y cancelé el desastroso acuerdo de Barack Obama y Joe Biden que envió millones de dólares al régimen de Castro sin hacer absolutamente nada para ayudar al pueblo cubano. La política de Biden-Obama hacia Cuba no solo fue un insulto al pueblo de Cuba, sino que traicionó a la GRAN comunidad cubanoamericana. No podemos permitirlo”, afirmó.

El actual mandatario entiende su política en relación a Cuba como parte de una lucha mayor contra el comunismo y el socialismo en el área que incluye al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela y el de Daniel Ortega en Nicaragua.

La actual administración retiró a más del 60 por ciento del personal en el consulado estadounidense en La Habana, tomó medidas contra las remesas familiares y limitó los viajes a la isla, lo que sin duda ha sido un duro golpe para la economía del país que controla el gobierno cubano. Su política antinmigrante ha afectado a muchos cubanos que esperan encontrar asilo en los Estados Unidos y que se encuentran hoy, en gran número, en centros de detención norteños o varados en la frontera con México.  

Tanto la retótica de Biden como la de Trump, además de sus propias convicciones, son muestra de la estrategia que han seguido para conquistar los votos de la importante comunidad cubano-americana en el Sur de la Florida. Un estado que, en pocas horas, puede decidir la suerte del próximo presidente de los Estados Unidos.

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.