Jamonada con turrones de sal lo nuevo que tienen que comer los cubanos

  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

La mujer, aseguró que esto le parece una falta de respeto, por parte de las empresas encargadas de hacer estos alimentos para el consumo de la población cubana.

simismo afirmó, que los dueños de estas fábricas no conocen la baja calidad de este producto porque sencillamente no lo consumen.

Mediante un post en Facebook, una mujer cubana denunció que la jamonada que muchos ciudadanos compran en las bodegas de La Habana vienen con turrones de sal.

Maria Luisa Guirola Rodriguez, hizo de conocimiento público su molestia al adquirir este alimento y que saliera con estos grumos de sal, pues para ella esta jamonada le resuelve el día a muchas madres cubanas que no tienen más nada que darles a sus hijos para las meriendas de la escuela.

“Está jamonada que muchos niños no tienen meriendas para llevar a la escuela y los padres pueden darle una rodaja dentro de un pan y problema resuelto pues eso que ven ahí son turrones de sal”.

La mujer, aseguró que esto le parece una falta de respeto, por parte de las empresas encargadas de hacer estos alimentos para el consumo de la población cubana.

Asimismo afirmó, que los dueños de estas fábricas no conocen la baja calidad de este producto porque sencillamente no los consumen.

“Es una falta de respeto y porque no lo saben lógico porque su familia no la consume”.

Las bodegas sin yogurt de soya pero con jamonada con turrones de sal

Maria Luisa Guirola Rodriguez, también denunció, que desde hace mucho tiempo no les llega a los niños el yogurt de soya en las bodegas.

“Igual que los niños hace un tiempo no les llega el yogur de soya por la bodega”.

Según la mujer, mucho de estos yogures que ya no se ven, han sido vendidos por las mismas fabricas a los campesinos, quienes los dan como alimento para sus cerdos.

María Guirola precisó, estar cansada de “la ley del embudo” para los cubanos de a pie, que enfrentan día con día muchas necesidades alimenticias que el régimen comunista no ha podido solventar.

“Los niños de papá y mamá no tienen necesidad de consumir ese yogurt ellos tienen para escoger los sabores esto no es problema de gusaneria ni de criticar el país es solo defender nuestros derechos ya estamos cansados de la ley del embudo”.

Al régimen de Díaz-Canel, debería darle vergüenza permitir que este tipo de alimentos se comercialicen en Cuba, es aberrante pensar que cientos de niños cubanos tengan que comer este producto de tan mala calidad.

Aun así, hay empresas que se jactan en decir que están creando cosas buenas para “el consumo del pueblo” y para abastecer sus necesidades, lo cual es totalmente perverso, este tipo de productos no abastece las necesidades de nadie, solo las aumenta.

Tomado De Cubanosporelmundo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.