Investigan “desaparición” de locomotora declarada Patrimonio Cultural de la Nación en Sancti Spíritus

Escambray

La prensa oficialista cubana publicó este sábado un reportaje denunciando la “desaparición” de la locomotora No. 1 363, declarada Patrimonio Cultural de la Nación, que pasó sus últimos días en un descampado distante del centro de Jatibonico, en la provincia de Sancti Spíritus.

Según el texto, las autoridades competentes investigan el caso, seguido de cerca también por el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural (CNPC). La máquina había sido trasladada a un área del coloso Uruguay con el argumento de encontrar el mejor lugar para su cuidado. Habían decidido llevarla hacia la base de ómnibus de Jatibonico.

“Fue una disposición del Gobierno de aquí y con el cambio se firmó el Acta de Responsabilidad con los directivos del nuevo lugar”, dice Ricardo Guardarrama Román, director del museo de ese territorio, institución que en cada municipio realiza la función del Registro de Bienes Culturales.

La máquina permaneció en la base de ómnibus hasta que un trabajador de Azcuba en una visita de imprevisto detectó que había desaparecido. Los rumores apuntan que la desmembraron en poco más de tres días, “luego de que se tomara ese acuerdo en una reunión bajo los pretextos de que ocupaba espacio y no cumplía ningún objetivo”.

“Como Registro hicimos lo que nos toca: denunciar. Habíamos ido varias veces y confirmábamos que estaba ahí, pero la base queda bastante distante, por lo que cuando supimos ya la habían eliminado”, dice Guardarrama Román.

Se sospecha que la locomotora acabó convertida en cabillas y otros elementos cuyo paradero se desconoce. “Pudiera ser esta una historia de ficción, mas no lo es. Sucedió en Jatibonico, frente a los ojos de un país que como política tiene entre sus principales preocupaciones la protección de su patrimonio histórico, cultural y natural”, destaca el periódico Escambray.

Según apunta, el hecho todavía es reciente “pero sus ecos ya le han dado la vuelta a toda la geografía espirituana”. Desde sus inicios, la Baldwin de línea estrecha de 1917 estuvo vinculada a la industria azucarera en el territorio, una actividad que decayó estrepitosamente con la dictadura de Fidel Castro.

Al comienzo, la locomotora perteneció al ingenio Vitoria, en Yaguajay, posteriormente conocido como central “Simón Bolívar”, como podía leerse en parte de su caparazón.

“Tenemos que hacer un proceso de concientización, porque muchas entidades no saben lo que tienen, no planifican un presupuesto para conservar sus bienes o cuando cambian de directivo se engavetan las Actas de Responsabilidad. Eso ha provocado que se hayan deteriorado algunos. A veces hemos tenido que dar baja y otros los hemos recogido para protegerlos nosotros u otra entidad”, dice Anait Gómez, directora del Centro Provincial de Patrimonio, de Sancti Spíritus. 

La Constitución de la República garantiza la protección del patrimonio cultural cubano, mediante las dos primeras leyes de la Asamblea Nacional del Popular: la No. 1 De Protección al Patrimonio Cultural, y la No. 2 De los Monumentos Nacionales y Locales, así como el Código Penal vigente.

Escambray finaliza haciendo un llamado a que “en el futuro, primen el respeto, la sensibilidad y los mecanismos de control en la salvaguarda y cuidado de los bienes patrimoniales”.

TOMADO DE CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%