Investigada por «difundir noticias falsas» la periodista que se opuso a la guerra en la TV rusa

Ya son 19 los muertos tras el ataque ruso a una estación de televisión ucraniana

Zelenski asegura que Rusia ya ha perdido más que en la guerra de Chechenia

China defiende ante EE UU que lidia con la crisis ucraniana «a su manera

Captura del momento en que Marina Ovsyannikova irrumpe en el informativo clamando contra la guerra en Ucrania.

(agencias).- Una periodista del Canal 1 de la televisión rusa irrumpió este lunes en la emisión en directo del noticiero nocturno Vremya gritando proclamas y blandiendo un cartel contra la guerra de Ucrania, tras lo cual fue detenida.

«No war. Pongan fin a la guerra. No crean en la propaganda. Aquí les están mintiendo. Russians against war (rusos contra la guerra)», rezaba la pancarta que esgrimía la periodista, según recoge la agencia Sputnik. Simultáneamente la periodista gritó varias veces en medio de la emisión «detengan la guerra» y «no a la guerra». El canal, uno de los principales de la televisión estatal de Rusia, confirmó el hecho y abrió una investigación de lo que calificó de «accidente con una intrusa».

Según el responsable del grupo de protección de los derechos humanos Pavel Chikov, la periodista, Marina Ovsianikova, fue detenida. El Comité de Investigación ha abierto una causa para determinar si ha cometido un delito, en particular el que castiga la difusión de informaciones falsas sobre la actividad de las Fuerzas Armadas, divulgó la agencia Tass.

El Kremlin ha criticado esta mañana a protesta, que considera «vandalismo» y ha desmarcado al Gobierno de cualquier posible actuación contra la periodista, alegando que corresponde a la propia cadena tomar medidas, informa la agencia Interfax.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha dado las gracias públicamente a Ovsiannikova por su protesta, así como a «todos los rusos que intentan sacara la luz la verdad» y «no tienen miedo de protestar», según un discurso difundido por su oficina.

Tras decir que le daba «mucha vergüenza» trabajar para el Canal 1 porque decía mentiras, acusó a la televisión de «zombificar a la gente rusa», y llamó a salir a las calles

En las redes sociales circuló un vídeo de la periodista llamando «agresión» de Rusia las operaciones bélicas actuales contra Ucrania y responsabilizando directamente al presidente Vladímir Putin. Tras decir que le daba «mucha vergüenza» trabajar para el Canal 1 porque decía mentiras, acusó a la televisión de «zombificar a la gente rusa», y llamó a salir a las calles.

Mientras, la guerra alcanza ya su jornada 20 y las agencias ucranianas cifran en 19 el número de fallecidos en el ataque ruso que el lunes sufrió una torre de televisión, mientras los heridos son 9.

«Desafortunadamente, tenemos que decir que el número de víctimas es mayor» al cifrado en el primer balance realizado tras el bombardeo sobre la estación de Rivne, aseguró el jefe de la Administración Militar de esa ciudad, Vitaliy Koval, según la agencia de noticias Ukrinform.

«Los escombros aún se están retirando y, a las 8:30 hora local de esta mañana, tenemos 19 personas muertas y 9 heridas», precisó Koval. Según explicó, la cifra de víctimas aún no es definitiva y se espera que los trabajos de desescombro en la zona puedan ser concluidos en las próximas horas.

El ataque sobre la estación de televisión y un edificio anexo de carácter administrativo se produjo en la mañana de ayer cuando impactaron en la zona dos misiles rusos, según las fuentes.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, aseguró en un mensaje de video en su cuenta de Telegram que «el Ejército ruso ha perdido más en Ucrania que en dos sangrientas guerras de años en Chechenia».

El mandatario ucraniano precisó que las fuerzas de su país están «infligiendo pérdidas devastadoras» al Ejército ruso desde que invadió Ucrania por orden del presidente Vladimir Putin el pasado 24 de febrero. «Pronto, el número de helicópteros rusos derribados llegará a las cientos de unidades. Ya han perdido 80 aviones de combate, cientos de tanques, miles de otros equipos», agregó Zelenski.

Zelensky propuso también este martes al Parlamento extender la ley marcial en Ucrania por otros 30 días a partir del próximo 26 de marzo a través de la aprobación de un proyecto de ley

También calificó de bueno el trabajo de la delegación ucraniana en las conversaciones con Rusia y agregó que estas conversaciones continuarán el 15 de marzo, en lo que será la quinta ronda de diálogo bilateral. Zelensky propuso también este martes al Parlamento extender la ley marcial en Ucrania por otros 30 días a partir del próximo 26 de marzo a través de la aprobación de un proyecto de ley, informa la agencia Interfax-Ukraine.

Por otra parte, la reunión en Roma de los responsables de Seguridad y Exteriores chino y estadounidense se saldó, según expertos chinos, sin que Washington lograra que Pekín altere su cacareada neutralidad sobre la guerra en Ucrania o que acate las sanciones occidentales a Rusia.

El encuentro romano, que durante más de ocho horas sentó al asesor de seguridad nacional estadounidense, Jake Sullivan, frente al director de la Oficina de la Comisión de Asuntos Exteriores de China, Yang Jiechi, terminó con unos insustanciales comunicados con pocos detalles sobre lo que realmente se trató en la reunión.

Esta reunión, calificada a la postre de «intensa» pero «franca» por el propio Sullivan, estuvo marcada por las sospechas estadounidenses de una supuesta petición de ayuda militar de Moscú a Pekín, que los aludidos niegan, en un momento en que varias voces en Occidente habían pedido a China que dé un paso al frente como mediador y también que acate las sanciones que impuso a Rusia.

Pero para Pekín, la cita fue no más que «una aproximación positiva en un momento turbulento» que una vez más volvió a dejar patente las «fuertes divergencias entre las dos partes» sobre varios temas, incluyendo el ucraniano, comenta hoy el diario oficial Global Times.

«Hubo un consenso, y es el de seguir hablando en aquellos asuntos de interés común, y en intentar manejar las diferencias. El encuentro tenía también como objetivo que las dos partes explicaran bien sus posturas. Quedó claro que cada uno tiene intereses y posiciones propias», comenta el académico Li Haidong al rotativo.

China defiende la integridad territorial de todos los estados, uno de los pilares de la política exterior china, pero también insiste en prestar atención a las «demandas de seguridad legítimas» de Moscú

El periódico asegura que Sullivan puso de manifiesto la preocupación estadounidense de que China se esté decantando del lado ruso, a lo que Yang, según un comunicado de la Cancillería china publicado de madrugada, respondió que Pekín está tratando la crisis «a su manera».

Esta pasa por una cacareada neutralidad, dado que por una parte defiende la integridad territorial de todos los estados -uno de los pilares de la política exterior china- pero por otra insiste en prestar atención a las «demandas de seguridad legítimas» de Moscú.

Pero China, que hasta ahora ha evitado utilizar la palabra invasión, se opone también a lo que considera «sanciones unilaterales» bajo la premisa de que «no traen paz y seguridad» sino «serias dificultades económicas» a «los habitantes de los países afectados».

Para Pekín, la invasión no es suficiente para abandonar su autodenominada «alianza estratégica» con Moscú, y ya ha avisado de que no quiere verse afectado por las sanciones, defenderá los «legítimos intereses y derechos» de sus empresas y particulares y seguirá comprando gas y petróleo a Rusia.

«Estados Unidos buscaba con esta reunión arrastrar a China a sus posturas sobre Ucrania, pero la posición de Pekín se mantiene inalterable. Washington no logró cumplir sus objetivos», indica otro académico, Wu Xinbo, al mencionado diario.

Los expertos enfatizan en que Pekín tiene su propio entendimiento sobre la guerra -de la que en parte también responsabilizan a EE UU- y recuerdan que China siempre ha pedido a las partes que ejerzan «la máxima contención», protejan a los civiles y prevengan una crisis humanitaria, además de destacar que China ha provisto de asistencia a Ucrania y que desde un principio ha apostado por el diálogo.

Una de las mayores preocupaciones de China es que se asocie la escalada en Ucrania con lo que considera una situación «completamente distinta» en Taiwán, isla que Pekín reclama, dado que a sus ojos «se trata de un asunto interno mientras que el conflicto allí es uno entre dos países».

Los expertos enfatizan en que Pekín tiene su propio entendimiento sobre la guerra y recuerdan que China siempre ha pedido a las partes que ejerzan «la máxima contención»

Según los analistas chinos, las acciones de la actual administración estadounidense «no se corresponden con sus declaraciones» porque, según su punto de vista, Washington -que sería el mayor aliado militar de Taiwán en caso de un conflicto bélico- está alentando el independentismo taiwanés.

En ese sentido, Yang condenó «cualquier intento de apoyo a las fuerzas separatistas de Taiwán» -en velada referencia a las últimas ventas estadounidenses de armas o las recientes visitas a la isla de exfuncionarios- y reclamó a Washington que reconozca la «alta sensibilidad» de esta cuestión y que evite tomar un camino «equivocado».

«La cuestión taiwanesa es clave para China, y por eso en cada encuentro se enfatiza este asunto. Que Yang sacara el tema muestra que Pekín no está para nada satisfecha con las actitudes adoptadas por la administración de Joe Biden sobre la isla», concluye Wu.

TOMADO DE 14MEDIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%