Invasión de Rusia a Ucrania: una explosión destruye parte del emblemático puente de Crimea

El viaducto de 19 kilómetros, el más largo de Europa, que costó unos 3.800 millones de euros, tenía un enorme simbolismo dentro del proyecto político de Putin.

El puente de Kerch, en Crimea, al amanecer del sábado. REUTERS

Volodimir Zelenski, presidente de Ucrania, aseguró que desde el inicio de la última contraofensiva su Ejército ha liberado casi 2.500 kilómetros cuadrados de territorio que se encontraba en poder de las fuerzas de Rusia.

«Solo esta semana nuestros soldados liberaron 776 kilómetros cuadrados en el este de nuestro país», dijo durante un discurso nocturno publicado en redes sociales.

El Kremlin despidió al comandante del distrito militar oriental de Rusia, el coronel Alexander Chaiko, según una información de la televisión rusa RBC recogida por la agencia Reuters. Se trata del último movimiento en la reorganización de la cúpula militar, relacionada con los fracasos en el campo de batalla en Ucrania.

Además, Moscú atacó el viernes la localidad de Zaporiyia utilizando, por primera vez en esta ciudad, drones iraníes, según denunció el jefe de la Administración Militar Regional de esta ciudad del sur de Ucrania, Oleksandr Staruj.

Sigue en DIARIO DE CUBA la actualidad de la guerra en Ucrania.

DURO GOLPE AL KREMLIN EN CRIMEA

Una explosión dañó parcialmente este sábado el puente geoestratégico del estrecho de Kerch, la principal ruta de conexión entre Rusia y Crimea, la península ucraniana anexionada por Moscú en 2014.

El Kremlin, que afirma que se trata de «un ataque con un coche bomba», avisó tras su invasión contra Ucrania que una ofensiva contra esta infraestructura de 19 kilómetros de largo supondría cruzar una línea roja.

El puente, construido en 2018, era un sueño y un símbolo de la ambición expansionista del presidente Vladimir Putin. Las autoridades ucranianas, por su parte, no aclararon la responsabilidad del ataque, pero celebraron los daños en la infraestructura.

El siniestro ha provocado el incendio de siete tanques de combustible de un tren que se desplazaba hacia la región prorrusa.

«Hubo un colapso parcial de dos tramos de la parte automovilística del puente», explicó el Comité Nacional Antiterrorista de Rusia (NAC) a la agencia TASS. La fuerte explosión sucedió a las 4:07 horas y no se han producido heridos o muertos, precisaron las autoridades locales.

Putin quien lideró el convoy de camiones que inauguró el Puente de Crimea el 15 de mayo de 2018. «En épocas muy diferentes, incluso bajo los zares, la gente soñaba con construir este puente. Volvieron con la idea en los 30, en los 40 y 50. Finalmente, gracias a vuestro trabajo y talento, hemos conseguido el milagro», dijo al dirigirse a los obreros que habían completado la obra.

El viaducto de 19 kilómetros, el más largo de Europa, que costó unos 3.800 millones de euros, tenía un enorme simbolismo dentro del proyecto político de Putin, que pretendía consolidar físicamente el vínculo de Crimea con Rusia.

El pasado 16 de junio uno de los principales asesores de Putin, Dmytro Peskov, desestimó la capacidad ucraniana de atacar esta construcción y se vanaglorió de que su «seguridad» estaba «garantizada».

Una de las bases de la aviación rusa en Crimea ya fue atacada por misiles del ejército ucraniano en agosto, que destruyeron una veintena de aeronaves y obligaron a Moscú a retirar parte de sus fuerzas hacia otras instalaciones ubicadas en su territorio. Rusia atribuyó lo ocurrido a un accidente, una explosión de munición.

ZELENSKY ADVIERTE QUE EL KREMLIN ESTÁ PREPARANDO AL PAÍS PARA UNA GUERRA NUCLEAR

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, denunció que los funcionarios rusos han comenzado a «preparar a su sociedad» para el posible uso de armas nucleares, pero agregó que no cree que Rusia esté lista para usarlas.

En una entrevista con la BBC, el presidente negó haber instado a atacar a Rusia y afirmó que se había traducido mal un comentario suyo anterior.

«Hay que usar golpes preventivos», dijo refiriéndose a las sanciones, «no ataques».

En las últimas semanas, el Ejército ucraniano ha recuperado grandes extensiones de territorio en una exitosa contraofensiva que ha obligado a las tropas rusas a abandonar las posiciones que ocupaban desde hace mucho tiempo.

En lo que Kiev describe como la respuesta de Moscú a sus derrotas, Vladimir Putin ha incorporado a su país cuatro regiones parcialmente ocupadas de Ucrania. Las anexiones, ampliamente consideradas como ilegales, han generado temores de una posible escalada en la guerra que empezó hace siete meses.

El presidente Putin y otros altos funcionarios rusos han sugerido que armas nucleares, posiblemente armas tácticas más pequeñas, podrían usarse para defender esas áreas, aunque los funcionarios occidentales dicen que no hay evidencia de que Moscú esté preparado para hacerlo.

Hablando en inglés en el despacho presidencial en Kiev, Zelensky dijo: «Empiezan a preparar a su sociedad. Eso es muy peligroso. No están listos para hacerlo, para usarlas. Pero comienzan a comunicar. No saben si las usarán o no. Creo que es peligroso incluso hablar de eso».

Luego, en ucraniano, dijo a través de un traductor: «Lo que vemos es que a la gente en el poder en Rusia le gusta la vida y, por lo tanto, creo que el riesgo de usar armas nucleares no es tan definitivo como dicen algunos expertos, porque ellos entienden que no hay vuelta atrás después de usarlas, no solo [para] la historia de su país, sino [para] ellos mismos».

Zelensky negó haber llamado a realizar ataques contra Rusia durante un evento en línea el jueves y dijo que se había malinterpretado la palabra ucraniana que usó.

El comentario inicial fue denunciado por el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, como «un llamamiento para iniciar otra guerra mundial», mientras que el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, dijo que demostraba por qué Rusia tenía razón al lanzar su operación en Ucrania.

«Después de esa traducción», dijo el presidente Zelensky, «ellos [los rusos] hicieron [las cosas] a su manera, como les resulta útil a ellos, y comenzaron a retraducirla en otras direcciones».

La entrevista tuvo lugar horas después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, dijera que la amenaza rusa de usar armas nucleares había acercado al mundo al «Armagedón» más que nunca desde la crisis de los misiles en Cuba durante la Guerra Fría.

Zelensky señaló que es necesario actuar ahora, ya que las amenazas de Rusia son un «riesgo para todo el planeta». Afirmó que Moscú «ya ha dado un paso» al ocupar la central nuclear de Zaporiyia, la mayor instalación nuclear de Europa, que el presidente Putin está intentando convertir en propiedad rusa.

Dijo que unos 500 soldados rusos se encuentran en la central, aunque el personal ucraniano sigue operando en ella.

«El mundo puede detener urgentemente las acciones de los ocupantes rusos», dijo. «El mundo puede aplicar el paquete de sanciones en estos casos y hacer todo lo posible para que abandonen la central nuclear».

LA ONU VISITARÁ MOSCÚ PARA AMPLIAR EL ACUERDO DE EXPORTACIONES DE CEREAL

Dos altos cargos de la ONU viajarán a Moscú dentro de aproximadamente una semana para tratar de ampliar el acuerdo para la exportación de cereal desde puertos ucranianos del Mar Negro, según adelantó el viernes la organización.

Naciones Unidas, que impulsó junto a Turquía ese pacto entre Rusia y Ucrania, está manteniendo «intensos contactos» para «expandir y extender» este arreglo, que ha permitido la salida de millones de toneladas de grano acumulado en suelo ucraniano desde el inicio de la guerra, dijo a los periodistas el portavoz Stéphane Dujarric, según el reporte de EFE.

En paralelo, la organización está trabajando para «eliminar los últimos obstáculos» y facilitar las exportaciones rusas de cereales y fertilizantes. Para discutir ambas cuestiones viajarán a Moscú el jefe humanitario de la ONU, Martin Griffiths, y la responsable de la Agencia de Naciones Unidas para el Comercio y Desarrollo (UNCTAD), Rebeca Grynspan, que han estado liderando estos esfuerzos.

En las últimas semanas, Rusia ha cuestionado repetidamente el funcionamiento del acuerdo del Mar Negro, poniendo en duda su continuidad más allá de noviembre, cuando expira el actual pacto.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%