Invasión de Rusia a Ucrania: Moscú envía al frente a reclutas sin entrenamiento, dice la inteligencia británica

Irán reconoce haber enviado armas a Rusia, pero dice que fue antes de la guerra.

Momento de la guerra en Ucrania. AFP

La invasión de Rusia a Ucrania cumple su día número 255 y los familiares de los ciudadanos rusos reclutados denuncian el «caos» en la movilización ordenada por el Kremlin y que los reservistas se han visto obligados a comprar su propio equipamiento. 

Mientras, en Kiev y otras siete provincias ucranianas se han incrementado los apagones programados debido al aumento del consumo de electricidad. El sistema eléctrico ha estado bajo ataques aéreos rusos durante las últimas semanas.

Por su parte, Teherán reconoció haber vendido armas a Rusia, pero afirmó haberlo hecho antes del inicio de la invasión.

Sigue en DIARIO DE CUBA la actualidad de la guerra en Ucrania.


LOS RECLUTAS RUSOS ENVIADOS AL FRENTE CARECEN DE ENTRENAMIENTO BÁSICO, DICE LA INTELIGENCIA BRITÁNICA

El Ministerio de Defensa del Reino Unido publicó este sábado un informe de inteligencia en el que asegura que los nuevos reclutas enviados a luchar en Ucrania apenas cuentan con un mínimo de entrenamiento e incluso con formación nula.

La razón, de acuerdo al Reino Unido, sería que «los oficiales e instructores con experiencia ya habían sido desplegados en Ucrania y probablemente bastantes de ellos hayan muerto en el conflicto», señaló el informe al que tuvo acceso El País.

Horas antes, el mandatario ruso Vladimir Putin había anunciado que ya había enviado al frente de batalla en Ucrania a cerca de 50.000 soldados rusos.

La inteligencia británica también cree que las misiones de entrenamiento que se están desarrollando en Bielorrusia, país aliado del Kremlin, están motivadas por una falta de personal de instrucción, munición e instalaciones en Rusia. 

«Las fuerzas desplegadas con poco o ningún adiestramiento ofrecen escasa o nula capacidad ofensiva de combate», añadió el informe.

El Ministerio de Defensa británico concluyó que Rusia está enfrentando muchas dificultades para ofrecer un entrenamiento militar en condiciones para los nuevos reclutas y el nuevo contingente de soldados que va a empezar la mili este otoño. Para estos, el llamado a filas comenzó el pasado 1 de noviembre y se espera que sume en torno a 120.000 hombres. 

FAMILIARES DE RESERVISTAS RUSOS ENVIADOS A LUCHAR EN UCRANIA DENUNCIAN «CAOS».

Familiares de ciudadanos rusos reclutados para luchar en Ucrania denunciaron «caos» en la movilización ordenada por el Kremlin. También que estos reservistas son enviados al frente sin entrenamiento adecuado y que tienen que comprar su propio equipamiento.

«Nos vimos obligados a comprar los uniformes, equipos y medicamentos. El entrenamiento fue un caos completo, todo estaba muy mal organizado», explicó a France Press Tatiana, cuyo sobrino fue movilizado a principios de octubre en Krasnogorsk, al noroeste de Moscú.

«Parecería que la decisión de movilizar se tomó de repente y que nadie estaba listo», añadió la mujer, que no quiso revelar su apellido por miedo a represalias en un país donde los que critican al ejército corren el riesgo de ir a la cárcel.

Otra mujer rusa llamada Anna, contó que su yerno gastó casi 100.000 rublos (unos 1.600 dólares) —siete veces el salario mínimo ruso— en chalecos antibalas, uniformes, ropa de abrigo, botas y otros equipos. 

En las redes sociales, cunden las peticiones de donaciones para ayudar a que los llamados a la movilización puedan comprar estos equipos, que en teoría deben ser proporcionados por el ejército.

En octubre, tres corresponsales militares rusos conocidos por su apoyo a la ofensiva en Ucrania, publicaron la historia de los movilizados de la 27ª brigada motorizada. 

Esos hombres «entrenaron solo dos veces entre el 23 de septiembre y el 3 de octubre» antes de ser enviados al frente, donde sufrieron graves pérdidas, según Anastasia Kashevarova, una de las periodistas.

Desplegados en la región de Lugansk, anexada en septiembre por Moscú, «se encontraron bajo el fuego cruzado de su propia artillería y la de los enemigos», según la corresponsal.

La información fue confirmada anónimamente a France Presse por una allegada de uno de los movilizados que sobrevivieron.

IRÁN ADMITE HABER SUMINISTRADO DRONES A RUSIA, PERO DICE QUE LO HIZO ANTES DEL INICIO DE LA INVASIÓN

El ministro de Exteriores de Irán, Hossein Amirabdollahian, admitió este sábado que su país suministró drones a Rusia, pero afirmó que eso ocurrió antes del 24 de febrero pasado, cuando Moscú comenzó la invasión de Ucrania.

«Este escándalo montado por los países occidentales de que Irán está facilitando misiles y drones a Rusia para ayudarla en la guerra en Ucrania, pues la parte de los misiles es completamente falsa», sostuvo el ministro. 

Desde agosto, las tropas rusas han lanzado ataques con drones bomba iraníes —los Shahed-136— contra civiles e infraestructuras críticas de energía.

A pesar de que Rusia lo ha negado de forma insistente, la reducción de su arsenal balístico y la falta de tecnología propia parecen haber empujado a Moscú a utilizar de forma masiva los aparatos de Irán, uno de los pocos aliados con que cuenta Vladímir Putin a nivel internacional.

No obstante, en octubre, dos altos cargos y dos diplomáticos iraníes confirmaron a la agencia de noticias Reuters que Irán había prometido enviar a Rusia misiles tierra-tierra, además de más drones. 

La semana pasada, Yuriy Ihnat, portavoz de las fuerzas aéreas de Ucrania, afirmó que sus tropas habían derribado hasta entonces más de 300 drones de fabricación iraníes desde que Rusia comenzó a usar este tipo de armamento para golpear objetivos ucranianos.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania, Oleg Nikolenko «ser consciente de que las consecuencias de ser cómplice en los crímenes contra Ucrania serán mucho mayores que los beneficios de apoyar a Rusia», citó Reuters una publicación de Nikilenko en Facebook.

SE INCREMENTAN LOS APAGONES PLANIFICADOS EN KIEV Y OTRAS SIETE PROVINCIAS

El operador de la red nacional de Ucrania informó que está intensificando los apagones planificados en Kiev y otras siete provincias debido al aumento del consumo de electricidad. La red eléctrica ha estado bajo ataques aéreos rusos en las últimas semanas y los proveedores de energía han recurrido a cortes de energía programados para evitar sobrecargas y permitir que se efectúen las reparaciones de la infraestructura. 

«Las restricciones controladas temporales en todas las categorías de consumidores son necesarias para reducir la carga en las redes, apoyar el equilibrio sostenible del sistema energético y evitar accidentes repetidos», señaló Ukrenergo, el operador de red nacional en Ucrania, sin especificar la duración de los apagones.

Sin embargo, pidió a los ucranianos ahorrar energía en la medida de lo posible, particularmente durante las horas de la mañana y la tarde.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%