Inmensas colas muestran fracaso de las tarjetas de combustible en Cuba

Anuncios

“Esa experiencia es fatal”

Las tarjetas de combustible suponen una nueva traba en la vida de los cubanos. (Foto ilustrativa: Periódico Cubano)

La “genial idea” de las tarjetas de combustible como forma de pago en los ServiCupet sigue generando descontento entre los cubanos. Este fin de semana largas colas, por más de cinco horas, se vieron en La Habana por esa razón.

Lo que sucedió fue descrito por el portal web oficialista Cubadebate como un juego de tetris. Tras recorrer cinco servicentros de la capital advirtieron que no admitían dinero en efectivo y las tarjetas prepago desechables disponibles solo eran de 25 o 75 CUP.

Por esa razón, para comprar, por ejemplo, 30 litros de gasolina regular (25 CUP/litro), el cliente debía adquirir antes 10 tarjetas de 75 CUP. Acto seguido “leer las 10 tarjetas, una por una, y efectuar, de nuevo una por una, 10 operaciones en la bomba”.

Un proceso largo y de tantos movimientos del vehículo solo puede traer pérdida de tiempo y, como resultado, enormes colas cargadas de inconformidades. A esto se sumó que los POS (Terminales de Puntos de Venta) no funcionaban y las conexiones que se caían.

“A veces solo había tarjetas de 25 CUP. Si tú compras 10 de 25 pesos, tienes que ir y venir 10 veces”, confesó sobre lo ocurrido un jefe de turno de la gasolinera ubicada en Ayestarán y Boyeros, que prefirió mantenerse en el anonimato.

“Fue surrealista lo que pasó”, comentó un usuario. “Había varios choferes con tarjetas de 25 pesos y echaron 35 litros. El hombre tuvo que ir 35 veces de la bomba a la caja. Imaginen la demora, ya que solo había gasolina especial y eran dos mangueras, y una de ellas ocupada por más de 40 minutos por un solo auto”.

Los servicentros de La Habana no aceptaron dinero en efectivo el pasado fin de semana. (Foto: Abel Padrón Padilla-Cubadebate)

Otro inconveniente de las tarjetas es que, por ejemplo, si el cliente pide seis litros y el tanque se llena antes de alcanzar esa cifra, el POS colapsa. “Se traba para hacerme la devolución para mi tarjeta”, contó una persona.

El CIMEX informó que al solicitarse tarjetas para rellenar tanques con cantidades estimadas, de existir volúmenes excedidos, “son devueltos a las mismas tarjetas los montos en dinero equivalentes a los litros cobrados que no cupieron”. Sin embargo, cuando esto sucede, surge la gastada respuesta, “no hay conexión”.

“Cuando se afecten las comunicaciones entre los servicentros y los bancos emisores y estas no puedan ser resueltas, los clientes deberán asistir a las oficinas más cercanas de FINCIMEX en los diferentes territorios, para gestionarles las devoluciones”, explicó la entidad.

Aunque para algunos trabajadores de los servicentros el uso de las tarjetas es más cómodo, para los usuarios representan una trabaja. Ahora tienen que hacer dos colas: una para adquirirlas y otras para acceder a las bombas. “Esa experiencia es fatal. Para mí, el fracaso del Window Vista”, aseguró una entrevistada.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.