El Tribunal Provincial Popular de Santiago de Cuba impuso la sanción de privación perpetua de libertad a Alejandro Luis Wilson Corona, el violador de una niña de ocho años el pasado febrero en esa provincia, que estuvo a punto de ser linchado por la indignación popular que su deleznable hecho ocasionó

El Tribunal Provincial Popular de Santiago de Cuba impuso la sanción de privación perpetua de libertad a Alejandro Luis Wilson Corona, el violador de una niña de ocho años el pasado febrero en esa oriental provincia.

La sanción, impuesta alternativamente a la pena capital o sanción de muerte, fue apelada por el acusado ante el Tribunal Supremo Popular mediante el Recurso de Casación que le corresponde constitucionalmente para impugnar resoluciones judiciales.

El recurso de apelación está aún pendiente de respuesta, precisa el periódico Sierra Maestra este sábado 14 de noviembre en su versión impresa, donde publicó una nota con los resultados del proceso judicial seguido contra el agresor.

En la información enviada al medio provincial por la fiscal jefa de Santiago de Cuba, Maritza Paredes Pera, se detalla que Wilson Corona fue hallado culpable en la vista del juicio oral de la Causa 147/20 del Tribunal Provincial, por el hecho de violación a una menor en las inmediaciones del centro urbano José Martí, el pasado 8 de febrero. 

La nota refiere al condenado como ciudadano cubano de 34 años, vecino de la ciudad oriental, de “desajustada conducta social y multirreincidente en la comisión de hechos delictivos”.

La sentencia en su contra, subraya la nota, fue dictada “con plena observancia de las garantías legales establecidas para el debido proceso penal”. Además de prisión perpetua, al violador le fue impuesta como sanción accesoria la privación de sus derechos, al tiempo que se dispuso la prohibición de expedición de pasaporte a su favor y de salida del territorio nacional.

Wilson Corona será internado en el establecimiento penitenciario que designe el Ministerio del Interior, agrega la información.

Su violación a la menor provocó tal indignación popular que estuvo a punto de ser linchado por vecinos del reparto Nuevo Vista Alegre, quienes rodearon la vivienda en la que se encontraba escondido tras la violación.

El intento de linchamiento acabó en pelea campal con las fuerzas policiacas. La intervención policial no pudo contener la ira de la población, que logró acorralar y apedrear al hombre. Fueron convocados entonces los efectivos de la Brigada Especial (“boinas negras”) y fuerzas antimotines especialmente equipadas para tratar de contener la situación.

A pesar de ello, los vecinos siguieron lanzando piedras a los efectivos policiales, que hicieron varios disparos al aire como advertencia.

La niña víctima, residente en el barrio de San Pedrito, había asistido a un cumpleaños, donde fue recogida por Wilson Corona, un conocido de su familia y supuesto infectado con el VIH. La menor fue ingresada de urgencia en el Hospital Infantil Sur, conocido como “La Colonia”. Según informaron médicos que la atendieron, no sufrió consecuencias nocivas para su salud.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.