Al día con Florencia, Cuba y el Mundo

Huelga de carboneros doblega al régimen en Las Tunas

Recibieron un pago por adelantado, enseres para realizar sus labores y ahora recibirán el salario mínimo de 2100 pesos —en enero les habían pagado apenas 113. «De que cedieron, cedieron, y de que tienen miedo, tienen miedo», aseguraron.

Autoridades del castrismo en la oriental provincia de Las Tunas cedieron ante las demandas de los carboneros que habían decretado un paro para exigir mejores condiciones laborales.

El lunes, a las 10 de la mañana, los directivos de la Empresa Integral Agropecuaria acudieron al centro de elaboración donde realizaban la protesta los carboneros y les presentaron una oferta, dijo a Radio Televisión Martí el pastor apostólico Yoel Demetrio, presidente de la Iglesia Misionera de Cuba, que en su ministerio les ha ofrecido asistencia a estos trabajadores.

“Se personaron allí mismo en la nave de carbón donde ellos trabajan, que es el lugar donde ellos estaban haciendo la protesta, y se presentaban todas las mañanas y se sentaban allí en espera de una respuesta. Llevaron a los carboneros 1000 pesos en préstamo con facilidades de pago, una muda de ropa, también un par de zapatos, además de una lima y una mocha”.

“Les prepararon condiciones para que pudieran volver a trabajar, expresándoles que desde el próximo 10 de febrero cobrarían” el salario básico de 2100 pesos en moneda nacional, y que «las sobreproducciones por encima de eso, se las pagarían extra, como una estimulación’’, dijo Demetrio.

Sobre el pago extra por concepto de exportaciones, otra de las demandas de los trabajadores, los funcionarios informaron que actualmente es muy reducido el total de carbón que se está exportando debido al COVID-19. No obstante, los carboneros aceptaron y decidieron regresar al trabajo a partir de este martes, no sin antes advertir que se mantendrán vigilantes para que se cumpla lo acordado, señaló el líder religioso.

“Todavía no se puede cerrar el caso, pero de que cedieron, cedieron, y de que tienen miedo, tienen miedo”, afirmó.

Los carboneros se habían declarado en huelga el 19 de enero y recibieron presiones de las autoridades y la Seguridad del Estado para desistir. Llegaron a llamarlos “contrarrevolucionarios”, y ni siquiera con estas amenazas se doblegaron.

Al final de cada año, los carboneros deberían recibir un pago extra por concepto de exportaciones, y al cierre del 2020, los directivos de la empresa les informaron a los trabajadores que no lo recibirían, porque disminuyeron las ventas al extranjero.

En enero sólo recibieron un mísero sueldo de 113 pesos y nada de la famosa prima por exportaciones. El campesino Luis Silva, uno de los demandantes, expresó que ellos están cansados del engaño y los abusos de la empresa y manifestó las razones de la protesta.

“Bueno, no trabajar más hasta que me resuelvan lo del salario. Con 113 pesos no alcanza para nada. Somos cuatro, mi esposa y dos hijos”, afirmó el carbonero.

En lo que va de mes, también en Las Tunas se declararon en huelga los pescadores de Puerto Manatí, agobiados por la crisis económica y las pocas facilidades que brinda el gobierno local para la pesca, única actividad que mantiene a esa localidad costera.

Tomado De ADNCUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: