Actualidad, acontecimientos y lucha continua por una Cuba Libre
RegistrateInicia Sección
Imagen de archivo de las últimas elecciones presidenciales en Honduras, en 2017. AP – Rodrigo Abd

Este domingo, los votantes del país centroamericano están llamados a las urnas para decidir quién será el candidato de los tres partidos elegibles para las elecciones del próximo noviembre. Sin embargo, los últimos escándalos que vinculan al actual presidente, Juan Orlando Hernández, y otros políticos de alto rango con el narcotráfico ensombran la «fiesta cívica». 

Honduras celebra este domingo 14 de marzo sus elecciones primarias envueltas en un clima de polémica por las acusaciones de vínculos con el narcotráfico desatadas esta semana contra el presidente hondureño Juan Orlando Hernández y otros líderes políticos.

Bajo este clima, los electores hondureños ejercerán su derecho al voto para decidir por su candidato presidencial, tres vicepresidentes, 298 alcaldías municipales, 128 diputados al Parlamento local y 20 al Centroamericano.

Un día antes del sufragio, preámbulo a las elecciones generales del 28 de noviembre, el mandatario de la República instó a los 4,8 millones de electores hondureños a ejercer el derecho de “hacer patria”. JOH, como se le conoce por sus siglas, reclamó en un video publicado en Twitter que “nuestro deber es salir a votar con entusiasmo por los candidatos que más nos simpaticen y por el partido de nuestra preferencia”.

La fiesta cívica se celebra para decidir entre nueve candidatos a la presidencia y un total de 80.000 aspirantes a los diferentes cargos; diputados, regidores, alcaldes, etcétera. Tres son los partidos que se disputan las primarias: el gobernante Partido Nacional, del actual mandatario, el Partido Liberal y el Libre, los mismos que participaron en las contiendas de 2017 y 2012.

Los escándalos de corrupción y vínculos con el narcotráfico empañan los comicios

Los nombres a la silla presidencial por parte del partido gobernante están Mauricio Oliva, actual presidente del Parlamento, y Nasry Asfura, alcalde de la capital, Tegucigalpa. En la oposición están Luis Zelaya, Yani Rosenthal y Ángel Darío Banegas del Partido Liberal y por el Libre: Xiomara Castro, Nelson Ávila, Carlos Eduardo Reina y Wilfredo Méndez. Cada partido deberá elegir a su candidato a las presidenciales, pero todos ellos prometieron reactivar la economía de Honduras, enfrentar la corrupción, la inseguridad y las desigualdades de sus ciudadanos.

Una disputa marcada por la pandemia de Covid-19, las diferentes crisis –social, política y económica– que atraviesa el país y los recientes escándalos que relacionan a la actual cúpula en el poder con el narcotráfico. El pasado jueves, durante el juicio contra el narcotraficante hondureño Geovanny Fuentes Ramírez en Nueva York, Estados Unidos, un testigo aseguró que el presidente de la República recibió pagos de hasta 250.000 dólares por parte de los capos de la droga.

El presidente Juan Orlando Hernández habría recibido una cuantiosa cantidad de dinero en 2012 para evitar que las fuerzas del orden detuvieran o extraditaran a Estados Unidos al líder preso del cártel de Los Cachiros, Devis Leonel Rivera Maradiaga, quien testificó en contra del mandatario.

El narcotraficante vinculó a varios políticos con sus actividades ilícitas en Honduras, entre ellos los expresidentes Manuel Zelaya y Porfirio Lobo y el actual vicepresidente, Ricardo Álvarez Arias. Todos ellos habrían recibido sobornos de los carteles de la droga y habrían ayudado al lavado de efectivos.

Los políticos hondureños rechazan las acusaciones

Unas acusaciones que han sido enérgicamente rechazadas por los políticos, pese a no ser la primera vez que altos cargos hondureños son señalados por financiar sus campañas políticas con dinero del narcotráfico. La Fiscalía estadounidense encargada del caso denominó al país como un “narcoestado”, pero no ha abierto una causa penal contra Hernández puesto que éste goza de inmunidad política en Honduras hasta que concluya su mandato, en 2022.

“Todos somos responsables como ciudadanos al dejar que el país cayera en manos de políticos corruptos que se confabularon con crimen organizado para llegar al poder. No es momento de quejarnos ni ver al pasado, sino ver al futuro y sacarlos a todos del poder2, reclamó tras la polémica de Hernández –su oponente en 2017– Luis Zelaya, que se vuelve a presentar a la elección con el Partido Liberal.

Los resultados oficiales de las primarias no se darán a conocer hasta el lunes a última hora de la tarde, anunciándolos resultados a nivel presidencial en primer lugar. Por primera vez, el Consejo Nacional Electoral (CNE) confirmó que no hará uso del sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares, sino que se conocerán por las encuestas a boca de urna de las empresas privadas y a través de los medios de comunicación.

Hernández hace un llamado a participar en «la fiesta de la democracia»

“Ahora nos encaminamos a una nueva fiesta electoral que es la elección primaria este 14 de marzo y a una elección general en noviembre de este mismo año. Ambas serán fiestas democráticas donde los hondureños seguiremos dando ejemplo que, aunque exista adversidad, aunque existan problemas económicos y de salud, los catrachos siempre saldremos adelante como nación civilizada y respetuosa del derecho a elegir y ser electo libremente”, expresó el mandatario saliente JOH en un video la víspera de los comicios.

Para garantizar la transparencia en el conteo y en el proceso electoral, el escrutinio estará bajo la supervisión de organismos internacionales, con 69 observadores y presencia de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Interamericana de Organismos Electorales (Uniore), y locales, unos 2.000, pertenecientes a organizaciones y entidades públicas.

TOMADO DE FRANCE24

Share This
A %d blogueros les gusta esto: