Hijo de excombatiente cubano: “A mi padre no lo mantiene vivo la Revolución por la que peleó”

“¡Déjenme sin trabajo, macháquenme cuanto quieran de mí no esperen más que verdad, verdad y verdad aunque les duela!”, dice este cubano

El hijo de un excombatiente cubano denunció la falta de atención del castrismo hacia quienes lo dieron todo por ese sistema. (Foto ilustrativa: Naturaleza Secreta-Facebook)

“A mi padre no lo mantiene vivo la Revolución por la que peleó”, así asegura Ernesto Viera, quien ha hecho pública su indignación por causa de las trabas, el burocratismo y la falta de atención del régimen para con las personas de la tercera edad.

En el post compartido por el internauta identificado como Francisco Valiente, en el grupo de Facebook “Nostalgia Cuba 2.0”, se dan a conocer las dificultades que enfrenta esta familia, como otras tantas en la Isla, para conseguir medicamentos, oxígeno y hasta sangre para su padre enfermo.

“Ahora mismo en el hospital Militar Carlos J Finlay abarrotado de personas y gestionando un certificado para conseguir oxígeno para mi padre. Él, combatiente de la Sierra, militar jubilado, combatiente en Angola, de 33 años de servicio, hace 30 años jubilado y jamás atendido por nadie, ni por la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, ni por el partido que solo cobra de su chequera”, señala Viera.

Asimismo, en otra parte reflexiona: “¡Quien no agradece a sus hijos… jamás tendrá mi apoyo ni mi comprensión! ¡Solo mi denuncia, mi crítica y mi incansable labor por cambiar las cosas!”, al referirse al evidente abandono de la supuesta revolución “de los humildes y para los humildes”.

Por otro lado, apunta que a su anciano padre “le gestionamos sangre cada seis meses porque vive con un solo riñón, le gestionamos oxígeno para sus padecimientos respiratorios… ¡A mi padre no lo mantiene vivo la Revolución por la que peleó, sino las carreras de mi madre, las gestiones de sus hijos!”.

Las redes sociales han servido para dar a conocer en Cuba denuncias que evidencian el abandono del régimen. (Foto: Collage Facebook Grupo Nostalgia Cuba 2.0)

En su texto, fiel reflejo de la cruda realidad que enfrentan los cubanos y en especial los más avanzados en años, hace alusión a las ridículas medidas que dentro del sistema de salud público, más que facilitar trámites, los dificultan al extremo.

Un proceso tan sencillo como la emisión de certificados médicos es toda una “odisea” durante la que los afectados tienen, incluso, que llevar a los enfermos y pasar en colas horas y más horas.

“¡Cuánta tortura para alguien tan desatendido… cuánto mal agradecimiento! ¡Cada vez que hablo con algún dinosaurio me dice que se van a ocupar… en el parque jurásico esa ayuda no llega hasta el día que aparecen a poner una bandera en su féretro y decir cuatro mentiras!”, exclama este hijo con toda la razón.

Finalmente, Ernesto Viera dice que no le importan las consecuencias o represalias que pueda realizar la dictadura en su contra. “¡Déjenme sin trabajo, macháquenme cuanto quieran de mí no esperen más que verdad, verdad y verdad aunque les duela! ¡Yo soy simplemente un espejo!”, concluye.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%