Control militar en las colas en Cuba

El periodista independiente Henry Constantin Ferreiro ha hecho público en Facebook su deseo de un futuro en el que los cubanos no tengan que depender de las remesas, sino que gocen de los derechos y libertades que les permitan generar riqueza propia.

La decisión de la administración norteamericana de eliminar el envío de remesas a Cuba a través de empresas controladas por la casta militar del régimen ha causado una conmoción generalizada en el contexto de grave crisis que azota la economía del país.

Ferreiro compara el shock que significa la decisión anunciada con el paso a la mayoría de edad económica de muchos cubanos:

“El fin de Western Union en Cuba será el inicio de la mayoría de edad económica para muchos cubanos, que hasta el día antes han dependido de esas remesas para vivir, y ahora tienen el dilema terrible en una isla hambreada de sobrevivir sin ellas, o encontrar otras vías para recibirlas”.

“La Cuba de mis sueños no es una Cuba de remesas desde la prosperidad ajena, sino de creación libre de riqueza propia, de gente que no tenga que decir ‘mándame’, sino ‘qué necesitas’. Pero para llegar a ella tenemos que quitarnos de encima a quienes nos obligan a ser pobres”, dice Ferreiro en su post de Facebook.

La Cuba deseada por el periodista independiente dependerá no solo de la supresión del envío de remesas, sino de la apertura de la economía y la seguridad jurídica que exista para el libre emprendimiento, entre otros factores.

Su metáfora de la mayoría de edad apunta a características de la actual economía insular, en la que no están liberalizadas las fuerzas productivas, más de 3 millones de trabajadores son del sector público (casi el 70%) y existe una cultura de la dependencia de “papá Estado”, o de ayudas exteriores como las remesas, promovida por un régimen que se beneficia de todo ello.

El envío de remesas representa un dilema para muchos cubanos con familia en la isla y para los políticos norteamericanos que intentan tomar decisiones que corten con las vías de financiación del régimen cubano.

Con una cantidad superior a los 3.500 millones de dólares enviadas anualmente, las remesas constituyen la segunda fuente de ingreso del régimen cubano y, según datos de la propia Western Union, contribuyen a la economía del 60% de los hogares en la isla.

El control de la economía por parte de los militares sustenta la supervivencia de un régimen que no permite la libre economía de mercado, impone precios exorbitados a los productos que vende en condiciones de monopolio y posee las empresas que canalizan las remesas, de las que saca comisiones y retiene las divisas fuertes, obligando a que los ciudadanos recibieran CUC.

Al mismo tiempo, las remesas suponen una de las pocas vías por las cuales las familias cubanas reciben los recursos para la compra de productos de primera necesidad, desde comida hasta zapatos, o para pequeños emprendimientos que les permitan generar ingresos propios.

A partir del próximo 27 de noviembre, queda suspendido el envío de remesas a Cuba a través de compañías controladas por los militares cubanos, según el documento emitido por la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro. La regulación de la OFAC aparecerá publicada oficialmente el próximo 27 de octubre y entrará en vigor un mes después de su publicación.

La medida afectará drásticamente a FINCIMEX, financiera estatal perteneciente a CIMEX y bajo la sombrilla del Grupo de Administración Empresarial (GAESA), la cual tramita el grueso de las remesas que llegan desde el exterior a la isla. El abogado y analista político Sergio Comas dijo a CiberCuba que “esta medida puede provocar una verdadera conmoción económica y social en Cuba”,

La mayoría de edad económica a la que alude Henry Constantin ocurrirá como un tránsito de una economía subvencionada a una economía de creación de riquezas. Un cambio de modelo que requiere la aparición en Cuba no de “hombres nuevos”, sino de ese Homo economicus, cuyo comportamiento racional permitirá que procese en libertad la información necesaria para tomar las decisiones que, en consecuencia, generen prosperidad.

La disposición de la OFAC, sin embargo, no implica una suspensión del envío de remesas a Cuba, sino su tramitación mediante entidades controladas por el consorcio militar GAESA que dirige el General de Brigada Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, exyerno de Raúl Castro.

Western Union y otras compañías y agencias de envíos establecidas en Estados Unidos podrían trasladar las operaciones a manos de otras instituciones estatales con capacidad para negociar con las empresas de envío de dinero.

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.