Hasta 300 pesos un litro de aceite de cocina en el mercado negro en Cuba, mientras el Gobierno anuncia la paralización de la fábrica que lo produce en Santiago

En medio de la terrible crisis económica que enfrenta Cuba y la escasez de alimentos y productos de primera necesidad que esta ha generado, las autoridades de Santiago de Cuba han anunciado la paralización de su planta refinadora de aceite vegetal (la que constituía una de las principales fuentes suministradoras del mercado negro de la ciudad), por lo que los vecinos ahora temen que el valor del producto se dispare de forma incontrolable.

Dunia aseguró que el litro de aceite en la urbe hace tiempo que no baja de los 250 Pesos Cubanos (CUP), pero que el precio más común es el de 300 CUP por la escasez, lo que hace 12 Dólares Estadounidenses (USD) a la tasa de cambio oficial que fijó el Gobierno. Contó que una amiga en Manzanillo (Granma) ya estaba pagando 350 CUP por cada litro del producto.

El Gobierno provincial informó hace unas 2 semanas que la Refinadora de Aceite Comestible (Erasol) entraría en un proceso de reparaciones, pero el director de la entidad, Ricardo Lores Durán, confirmó a la prensa oficialista este lunes que la fábrica ya no cuenta con materia prima para seguir produciendo, problema que ha provocado una paralización de la industria que se extenderá por varias semanas.

No obstante, el grave estado deficitario del aceite vegetal en Santiago de Cuba no constituye un fenómeno novedoso, sino que se viene arrastrando desde el año pasado.

Dunia indicó que la libra de aceite estaba a 80 CUP hasta diciembre, pues en enero pegó un salto significativo de valor con la implementación de la Tarea Ordenamiento. Al problema del precio, se suma que resulta tan escaso en la ciudad que ni en las tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC) casi se encuentra.

La mujer explicó que las colas para comprar aceite en las tiendas en Moneda Nacional siempre están colmadas por revendedores que llegan y arrasan con la mercancía, por lo que la mayoría de los vecinos se ven forzadas a comprarles a ellos los productos “al triple o el cuádruple de su valor”.

La interrupción de las operaciones de la fábrica santiaguera provocó no solo la completa afectación de la venta liberada del producto en esa provincia, sino también en las otras que abastece (Las Tunas, Granma y Guantánamo), dejando a sus residentes sin más opción que la compra única del aceite de la canasta básica normada (también afectada).

Se prevé que se solucione el problema de la distribución normada para el mes de julio, pero el directivo evitó declarar sobre la estabilización de la venta en la red de comercio estatal.

Desgraciadamente, y a falta de tantísimos ingredientes, el aceite vegetal es una parte imprescindible en la cultura culinaria cubana. La escasez de aceite para cocinar recuerda tanto al Período Especial de los años 90, cuando la comida se ingería hervida o “sin grasa”, que constituye una señal alarmante de miseria.

La única industria en el país que procesa aceite comestible es Erasol, pues las empresas de Camagüey y La Habana solo envasan el producto.

TOMADO DE CUBACUTE

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.