“Había muchas olas muy altas”: habla niño balsero de 5 años rescatado por cubano en Miami

El hombre que rescató a los balseros continúa detenido y acusado de tráfico de personas

Cuentan lo sucedido durante el naufragio de un grupo de braseros cubanos. (Collage: Telemundo 51 Miami-YouTube)

Desde Cuba llegan las declaraciones de los balseros cubanos que fueron rescatados por Luis Alberto Souto Pérez, un cubano residente en Miami que se encuentra detenido y acusado de tráfico de personas.

La cadena de habla hispana Telemundo logró ponerse en contacto con los balseros repatriados, los cuales se encuentran en periodo de aislamiento en la Isla caribeña. Según el cubano acusado, él se encontraba pescando con un amigo cuando avistó el naufragio y se dispuso a ayudarlos.

Los subió a su bote y, apenas unos minutos después, la Guardia Costera de Estados Unidos los detectó y los repatrió a la Isla, incluyendo a los dos cubanos residentes en Miami que rescataron a los balseros. Las declaraciones de Souto coinciden con lo narrado por los migrantes.

“Yo estoy muy agradecido de que esos hombres nos hayan ayudado (…) había muchas olas muy altas”, dijo el niño de cinco años que formaba parte del grupo de ocho personas que fueron rescatadas por Souto y su amigo.

Rodeado de su familia al momento de la entrevista, el menor indicó que el bote se estaba hundiendo y que tanto él como su madre se estaban quedando poco a poco bajo el agua.

Uno de los adultos que viajaba en el bote a la deriva consideró injusto que el cubano residente en Miami fuese castigado por lo que hizo, agregando que el grupo entero estaba agradecido de haber recibido su ayuda.

“No quisiéramos que nada malo les pasara a esos muchachos, porque gracias a ellos estamos aquí”, afirmó uno de los balseros en el centro de aislamiento.

“De no ser por ellos nos hubiésemos ahogado”, añadió otro.

Situación legal

Actualmente, Luis Alberto Souto se encuentra en un centro de detención y enfrenta cargos por tráfico de personas.

Telemundo 51 acudió al reconocido abogado de inmigración de Florida Willy Allen, quien se dedica a ayudar a migrantes en EEUU.

“Este hombre fue un buen samaritano que ayudó en una situación desesperada (…) Él no tiene que probar su inocencia, él es inocente, el gobierno tiene que probar de manera contundente que él fue el culpable de algo aquí”, refirió el abogado.

Un portavoz de la Guardia Costera de EEUU señaló que salvar a personas a la deriva no constituye un delito, sin embargo, se debe notificar lo antes posible a las autoridades para que estas acudan hasta donde se encuentren.

Al ser cuestionado por la cadena de televisión sobre por qué no lo hizo, Souto explicó que lo intentó, pero los teléfonos celulares que tenían se quedaron sin batería y el radio de su bote no funcionaba. Además, aseguró que las autoridades los encontraron solo minutos después de que los balseros fueran subidos a su embarcación.

Por su parte, la esposa de Souto, Lisandra Bermúdez, dijo que su pareja no hizo nada malo, y que ella acudiría a las oficinas de todos los congresistas posibles para conseguir ayuda.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.