Incluso el director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, Francisco Durán, reconoció que relajar las medidas restrictivas en La Habana es algo riesgoso

Residentes en La Habana piensan que se avecina un nuevo rebrote de coronavirus en la capital cubana tras el fin del toque de queda en la ciudad y el anuncio de la nueva fase de desconfinamiento.

Cubanos creen que podría ocurrir de nuevo un aumento en el número de personas contagiadas porque el gobierno no ha creado las condiciones necesarias para emprender la desescalada.

Tras conocer el anuncio, los residentes de Guanabo, una playa al este de La Habana, expresaron su alarma en un grupo de Facebook que reúne a varios de ellos.

“Esto volverá a lo mismo, está bien que pongan las guaguas, pero no deberían dejar ir a las personas a la playa; esto es terrible, y no saben las consecuencias”, expresó en ese grupo una usuaria identificada como Chacala.

Mientras que Adela Lazo, en esa misma red, expresó: “ya veremos qué pasa, nos toca a nosotros cuidarnos, pero en mi opinión no debían haber abierto playas, ni piscinas, porque en cuanto pongan el transporte esto se va de control”.

La activista sindical María Elena Mir Marrero, residente en esa localidad, confirmó la veracidad de los comentarios a Radio Televisión Martí.

Entre las medidas aprobadas para la segunda apertura figuran establecer las actividades comerciales y los servicios estatales y privados al 50% de las capacidades, con excepción de bares y discotecas, así como autorizar el disfrute de las playas con todas las medidas necesarias.

Mir Marrero recordó que la primera fase de desconfinamiento trajo a Guanabo la aparición de casos de coronavirus y asegura que “ahora no hay condiciones creadas para una adecuada higiene y evitar los contagios”.

Otras medidas aprobadas incluyen las aperturas de piscinas estatales y privadas al 30% de su capacidad y el restablecimiento del servicio de transporte público a partir del 3 de octubre, al 80% de las capacidades para transportar personas de pie.

El Ministerio de Salud Pública reportó este jueves 73 nuevos casos de coronavirus en el país, de ellos 9 en la capital. La mayoría de los contagios pertenecen a la provincia de Ciego de Ávila, con 50 positivos en la jornada, mientras Sancti Spíritus reportó 13 casos y Matanzas uno.

Incluso el director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública de Cuba (Minsap), doctor Francisco Durán, reconoció este jueves 1 de octubre que relajar las medidas restrictivas en La Habana es algo riesgoso, pero afirmó que depende de la población frenar la propagación del coronavirus o no.

“Riesgoso es, pero depende de nosotros”, opinó Durán sobre la relajación de las medidas restrictivas. “No podemos seguir dejando que sean otras personas y las medidas del gobierno las que resuelvan la enfermedad. Aquí en Cuba creo que queden pocos sin saber cómo cuidarse”

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.