Habanero de 66 años denuncia desatención del Gobierno: “Me voy a morir esperando… a un negro viejo y pobre que no tiene nada, ¿quién va a venir a verlo?”

Felipe Varó Brindis, un anciano habanero de 66 años que está obligado a vivir entre escombros porque el techo y las paredes de su hogar colapsaron hace mucho tiempo, ha asegurado que nunca ha recibido ayuda del Gobierno desde que su situación habitacional se volvió insalubre, ni tan solo una muestra de interés de las autoridades locales por su bienestar.

Su residencia, en calle 338 A, número 5131, entre 338 B y Avenida 51, reparto La Concepción, en La Lisa, fue ‘acomodada’ por esfuerzo propio con unos trozos de madera y algunos pedazos de zinc que recogió de la basura.

Explicó que el techo que correspondía a los espacios delanteros de su vivienda se cayó un día en que él, por suerte, no estaba dentro. Contó que encontró todos los escombros en el piso y se vio forzado a dormir en medio de tal panorama por varios días; pero luego fue construyendo algunos muros con unas tablas, un pedazo de teja, un pedazo de zinc que fue recogiendo; poco a poco y caminando con un bastón.

Su casa ahora no cuenta con paredes ni remotamente terminadas ni con servicio sanitario. A pesar de que estuvo muchos meses viviendo a la intemperie y todos los vecinos del barrio estaban conscientes de su situación, Varó Brindis aseguró que nunca ha recibido ningún tipo de ayuda del Gobierno local.

Lamentó que tenga que dormir en esas condiciones, al no tener otra opción por no tener recursos, chequera o trabajo para sustentar otra forma de vida. Dijo que al tener 66 años y no poder caminar bien, no encuentra trabajo, y que a nadie le importe que tenga problemas de vivienda y se esté muriendo de hambre.

Mencionó, respecto a su estado de salud, que las autoridades pertinentes tampoco le han brindado ayuda, al tener serias dificultades para andar luego de una operación en la cadera y otra en los tobillos. “Estoy caminando por el esfuerzo que hago por seguir viviendo y seguir luchando”, recalcó.

Destacó que se encuentra a la espera de las brigadas de atención social que comenzarán a hacerse cargo de los grupos más vulnerables, según lo que el Gobierno anunció en julio, pero no tiene esperanzas de que suceda pronto.

“A un negro viejo y pobre que no tiene nada, ¿quién va a venir a verlo? Nadie, a mí nadie me puede hacer un cuento”, lamentó Varó Brindis. “¿Tú crees que va a venir un funcionario del Gobierno a fijarse en la situación que yo estoy viviendo? Seguro que no”, concluyó.

TOMADO DE CUBACUTE

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%