‘Granma’ dice que ‘la fuerza de la Seguridad del Estado es el pueblo cubano’

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
Anuncios

El periódico del PCC obvia las prácticas represivas de la policía política.

Los cinco exespías cubanos en EEUU. YANDER ZAMORA GRANMA

El periódico oficial del Partido Comunista de CubaGranma, dice en dos artículos que «la fuerza de la Seguridad del Estado es el pueblo cubano». Sin embargo, obvia las prácticas represivas de la policía política e insiste en la lucha del régimen frente a Estados Unidos.

«Muchas veces se han preguntado, nuestros adversarios, qué fuerza explica la invicta trayectoria de la Seguridad cubana. ¿La respuesta? Es una sola fuerza: la del pueblo», dijo el exagente «Daniel» del G-2, Raúl Antonio Capote

Capote hizo un brevísimo recorrido histórico por el espionaje en Cuba desde los mambises, el Ejército Rebelde y hasta la fundación de la Seguridad del Estado el 26 de marzo de 1959. La información fue ilustrada con una imagen de los cinco exespías del régimen en EEUU.

«Fue estrategia también del Ejército Rebelde. El 20 de abril de 1958, en un informe firmado por el entonces comandante Raúl Castro Ruz, dirigido a Fidel, explicaba: ‘estamos perfeccionando el cuerpo de oficiales de Inteligencia Rebelde (IR) que tiene bajo su mando el SOC, o sea, el Servicio de Observación Campesina y otras dependencias más de este tipo'», reseñó Granma.

Granma anunció el próximo libro G-2 en el ojo del huracán, de Manuel Hevia Frasquieri y Pedro Etcheverry Vázquez, con más detalles sobre la historia de la Seguridad del Estado desde 1959.

«Las fuerzas de la Seguridad del Estado contaron, en todo momento, con la participación masiva del pueblo y la estrecha colaboración de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) y de otras organizaciones sociales y de masas», concluyó el texto de Francisco Arias Fernández.

La policía política cubana es sistematicamente denunciada por las violaciones de los derechos humanos y de la propia Constitución en la que incurren sus agentes: violencia, revelación de información íntima de los activistas contrarios al régimen; vigilancia constante frente a sus casas, incluso con cámaras de vigilancia; difamación en las redes sociales y en los medios estatales sin derecho a réplica; limitación de movimiento; detenciones arbitrarias y criminalización de cualquier voz disidente en la Isla con casos construidos.

Entre los casos recientes están el proceso archivado contra la historiadora de arte Carolina Barrero por imprimir una imagen de José Martí, el maltrato de la policía política al periodista independiente Héctor Luis Valdés Cocho, las cámaras de vigilancia frente a la casa del artivista Luis Manuel Otero Alcántara, las constantes detenciones del rapero contestario Maykel Castillo (Osorbo) y las acusaciones contra el preso político cubano Luis Robles por salir en La Habana con un cartel pidiendo libertad.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.