Granma continúa embestida y manipulaciones contra el Movimiento San Isidro

  • Categoría de la entrada:Cuba / Habana
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

El diario Granma continúa con su arremetida servil contra los manifestantes del Movimiento San Isidro, intentando desmeritar la huelga de hambre

Movimiento San Isidro / Foto: Cubanos por el Mundo

Un desesperado régimen cubano intenta por todas las vías posibles desprestigiar la huelga de hambre que llevan a cabo varios activistas dentro de la sede del Movimiento San Isidro en La Habana, usando su aparato de propaganda para difundir con presuntas pruebas, que dicha acción que califican de “anticubana” solo es un “show” planificado por los presuntos enemigos de la “revolución”.En el diario Granma, principal medio de propaganda de la dictadura, el pseudo periodista Raúl Antonio Capote, conocido por ser un ciervo más de la Seguridad del Estado para espiar a sus propios compañeros, publicó un artículo para atacar a los activistas del Movimiento San Isidro e intentar desmeritar la protesta pacífica.

Capote, inicia su artículo afirmando que antes de la llegada de la revolución, el barrio de San Isidro era un lugar usado por los “marines yanquis” que llegaban a Cuba buscando “sexo barato”, indicando además que el lugar estaba destruido, acabado por el “imperio”. A 62 años de revolución cubana, el panorama del barrio como tal es aún peor. Edificios al borde del colapso, colas, hambre y quizás hasta “sexo barato”, pero esta vez para turistas de todo el mundo.

Así inicia Capote sus palabras, como intentando recordarle a las personas que San Isidro no es el Movimiento que hoy le planta cara a la dictadura, sino es una localidad, como todas en Cuba, vapuleada por la mal llamada revolución. Pero esa misma comunidad hoy es referente de dignidad, lucha y fortaleza, ya que sus residentes, atrincherados en la sede de la organización, están dándole sendas bofetadas a la dictadura, al punto que tienen que recurrir a sus personajes más nefastos, como Raúl Antonio Capote, para que lancen supuestos trabajos periodísticos que ayuden a desmeritar la manifestación.

Movimiento San Isidro los altera

El comunista ratifica incluso la influencia que tiene el Movimiento San Isidro dentro de la comunidad y de Cuba entera, ya que reconoce que la huelga de hambre “altera la cotidianidad de las personas”. Y las altera por dos razones. La primera es porque los vecinos de San Isidro comienzan a mostrar su apoyo por los huelguistas, jóvenes que están dando su vida por lo que consideran justo. En segundo lugar, el cerco que el castrismo impuso alrededor de la barriada, para impedir que personas lleguen a felicitar y elogiar las acciones de los huelguistas.

Ambas razones demuestran la debilidad que tiene en este momento la dictadura cubana. Debilidad que queda aún más en evidencia con las supuestas pruebas que dan a conocer sobre el Movimiento San Isidro. Una de ellas, una factura de compra de alimentos desde el extranjero a nombre de Luis Manuel Otero Alcántara e Iliana Hernández, dos de los 14 huelguistas en la sede del Movimiento San Isidro. Este supuesto papel mostrado por Capote, lo usa como evidencia para afirmar que la huelga de hambre es meramente mediática, pero ¿tiene credibilidad este sujeto? ¿Tiene credibilidad el papelito? Ni lo uno ni lo otro.

Otra de las pruebas presentadas es la de presuntos ciudadanos llegando con alimentos a la sede del Movimiento San Isidro, locación que ha estado cercada desde hace varios días impidiendo el paso de las personas. Aquí hay entonces dos escenarios, o la Policía Nacional Revolucionaria y la Seguridad del Estado son tan incompetentes que personas con bultos de comida se les logran colar sin ser vistos, o son esbirros pagados para posar en fotografías trabajadas, pensadas para desprestigiar la huelga de hambre del Movimiento San Isidro. En cualquiera de esos dos escenarios, la dictadura pierde y su mentira se cae por peso propio.

La culpa es del ‘imperio’

Y por supuesto el periodista Capote no podía cerrar su trabajo  sin el gastado, aburrido y desesperado discurso de “la culpa es del imperio”, donde la retórica comunista se hace presente nuevamente para indicar que el movimiento San Isidro es una organización financiada desde Estados Unidos y bla bla bla… Todo esto, con el objetivo de desprestigiar una manifestación pacífica que intenta crear conciencia en el pueblo cansado de Cuba, ese pueblo hambriento de libertad, democracia y claro, alimentos, medicinas y productos, cosas que el castrismo no quiere ni está depuesto a darles.

La protesta llevaba a cabo por el Movimiento San Isidro, es una muestra de dignidad pura, de lucha por la libertad no solo de Denis Solís, sino de todo un país que se ha convertido en una enorme prisión, donde los ancianos dirigentes comunistas, intentan seguir haciendo de carceleros, pero ni siquiera pueden mantenerse de pie.

Tomado De Cubanosporelmundo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.