Gobierno cubano riega la bola en el barrio donde vive el activista Yunior García que este pretendía atacar un círculo infantil y escuela primaria

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba / Habana
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
Anuncios

En el barrio de La Coronela, donde vive alquilado Yunior García Aguilera, las autoridades cubanas esparcieron el rumor de que el líder de la plataforma Archipiélago pretendía atacar un círculo infantil y una escuela primaria. Esto lo afirmaron vecinos del dramaturgo.

Uno de los residentes de la barriada narró que “la bola que han regado en el barrio es que amenazó con acabar con el círculo infantil y con la escuela primaria; aunque muchas personas no saben ni quien es (Yunior)”.

Por el momento, los medios independientes no han podido contrastar la información con fuentes oficiales, dado que sus consultas periodísticas no son habitualmente respondidas, así como llamadas a estaciones de policía cercanas.

Este tipo de maniobras diversionistas data de finales de los 70, cuando el escritor Reynaldo Arenas consiguió hacer una fuga de prisión y refugiarse en el Parque Lenin de capital. En ese momento, La Habana se llenó de rumores circulando respecto a un supuesto maníaco sexual escapado de una cárcel habanera.

La Coronela está actualmente colmada de policías uniformados y oficiales de la Seguridad del Estado vestidos de civil, es decir: chapeadores con machete que no cortan hierbas, barrenderos que no barren, etc. Una vecina puntualizó que no se puede acceder a la calle donde vive Yunior García, aunque ya han retirado el ómnibus amarillo que cortaba el tráfico a la cuadra.

Otro de los residentes expuso que no tienen “nada contra ese muchacho, mucha gente no sabía ni que vivía aquí, hasta ayer”, y sostuvo que lo único que desean es “que esto se termine para continuar haciendo negocios por la izquierda porque con esta cantidad de policías es imposible evolucionar”.

Con el argumento de que se deben proteger los bienes estatales, dirigentes y dependientes de la tiendas del barrio fueron acuartelados, y a muchos los obligan a caminar por las calles, armados con palos, “autorizados a golpear a cualquier persona que ellos interpreten que es sospechoso”.

Los vecinos consultados por la prensa independiente han confesado sentir miedo, alertando que podían cortar la comunicación en cualquier momento.

Según las fuentes, las calles de esa zona de La Coronela permanecen vacías de vecinos o transeúntes a esta hora, a excepción de  los autorizados por la policía; no hay señales aparentes del inicio del curso escolar y no se aprecian sábanas blancas en respuesta a la convocatoria de Archipiélago.

TOMADO DE CUBACUTE

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.