Personas en un aeropuerto de Cuba 

El Gobierno cubano anunció que extenderá por un año más los permisos para aquellos residentes permanentes en la Isla que debido a la pandemia de coronavirus, hayan permanecido durante estos meses en el exterior y hayan sobrepasado los dos años establecidos.

Esta fue una de las medidas anunciadas por el primer ministro Manuel Marrero Cruz el jueves en la Mesa Redonda televisiva, en la que se dio a conocer la entrada del país a la fase de nueva normalidad el próximo 12 de octubre, con excepción de La Habana, Ciego de Ávila y Sancti Spíritus, que aún tienen casos de coronavirus.

Según detalló el dirigente, los ciudadanos cubanos a los que el cierre de fronteras internacionales les haya impedido volver a su país, tendrán que acudir a los consulados para solicitar la extensión del tiempo por un año más, hasta que puedan regresar.

Cruz también precisó la solución prevista para casos específicos, como los trabajadores que se encuentren, a quienes la administración podrá extenderles la licencia sin sueldo y protegerles su plaza laboral, previa solicitud del interesado.

Si esa persona fuera el dueño de un negocio por cuenta propia, también se mantiene la condición de que uno de sus trabajadores lo puede sustituir.

Durante estos meses de pandemia el Gobierno cubano ha prorrogado en más de una ocasión la estancia de los cubanos que se encontraban varados en el extranjero sin posibilidad de volver al país.

“Los ciudadanos cubanos que arriben a los 24 meses en el exterior, que no tengan la preocupación porque se ha prorrogado ese plazo y sabemos que muchos están en países donde la situación es compleja y no tienen cómo regresar a Cuba, por tanto, se mantendrá esa prórroga y no perderán sus derechos como está establecido”, dijo Marrero en junio pasado.

Desde marzo el MINREX había anunciado que a esos ciudadanos no se les afectaría su residencia en Cuba pese a estar fuera más de 24 meses continuos. La medida, tomada cuando la pandemia causaba los primeros contagios en el país, tenía como objetivo evitar viajes a la Isla en medio de la crisis, así como proteger a los diplomáticos y nacionales en otros países que solicitan servicios consulares.

Los ciudadanos cubanos que viajan o residen en otros países –excepto durante la vigencia de esta medida temporal– no pueden permanecer más de dos años fuera de la Isla sin perder su residencia, a no ser que soliciten un permiso de permanencia en el exterior (los llamados PRE) o paguen una prórroga por cada mes que permanezcan fuera después de esos 24 meses.

Esta regulación migratoria entró en vigor el 14 de enero de 2013, y es una de las normas contenidas en el Decreto-Ley No. 302.

Esta ley obliga a los cubanos que viven fuera a regresar cada dos años para no perder su condición de residentes, lo cual en la práctica solo los despoja de sus derechos naturales como ciudadanos.

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.