El gobernador de Florida, Ron DeSantis, levantó el viernes el uso obligatorio de la mascarilla y todas las restricciones que se habían establecido en los negocios debido a la pandemia de coronavirus.

DeSantis aseguró que el estado ha disminuido suficientemente sus cifras de contagios y ya puede comenzar la fase final de reapertura, después de 16 semanas en fase 2.

La orden entra en vigor de inmediato y exige a los gobiernos locales que justifiquen cualquier restricción de capacidad relacionada con COVID-19 en restaurantes y bares.

“Si un gobierno local restringe entre 50 y 100 [la capacidad], debe proporcionar la justificación y debe identificar cuál es el impacto económico al hacer eso”, dijo DeSantis a la prensa este viernes en St. Petersburg.

La fase final de reapertura permite que los restaurantes y bares trabajen con capacidad total (con protocolos de distanciamiento limitados), al igual que los negocios de deporte, recreación y belleza.

“No creo que el cierre de restaurantes haya demostrado ser efectivo. No podemos dejar que estos negocios mueran”, sostuvo el jueves en conferencia de prensa desde Tallahassee.

“Esto será muy, muy importante para la industria”, dijo DeSantis este viernes. “No se puede decir que no después de seis meses y solo tener a la gente dando vueltas”.

Las medidas de DeSantis, aliado del presidente Donald Trump, durante la pandemia de COVID-19 han sido muy cuestionadas. El gobernador se ha enfrentado, incluso, a funcionarios demócratas locales por el cierre de las escuelas y el uso obligatorio de la mascarilla.

La senadora demócrata Linda Stewart, que representa zonas del centro de Florida, criticó duramente la decisión de DeSantis.

“¿Están tratando de matarnos?”, dijo en una entrevista telefónica a Reuters. “Espero que esto no sea político, solo para ayudar al presidente, pero esto es muy grave”.

Florida es actualmente el tercer estado del país más afectado por el coronavirus. Desde el inicio de la pandemia registra 690 000 contagios y 13 900 muertes relacionadas con el coronavirus, lo que se traduce en más de 3 000 casos por cada 100 000 habitantes, una tasa solo superada por el estado de Louisiana.

Estados Unidos superó hoy el total de 7 millones de casos confirmados de coronavirus y 202 728 fallecidos, de acuerdo con las cifras de la Universidad Johns Hopkins.

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.