Ganaderos de Contramaestre contentos porque el régimen los dejó matar su vaquita

Según la información suministrada por el periódico oficialista Sierra Maestra, los dos ganaderos cubanos destinaron las reses sacrificadas para sus familiares y trabajadores.

Los dos ganaderos cubanos destinaron las reses sacrificadas para sus familiares y trabajadores. Foto: Composición de Cubanos por el Mundo

Ganaderos cubanos del municipio Contramaestre, ubicado en la provincia de Santiago de Cuba, expresaron estar contentos luego de que se les permitiera sacrificar y vender sus reses, esto tras el anunció del régimen castrista el pasado 5 de junio.

Tras décadas de prohibición, los ganaderos santiagueros identificados como Jorge Maldonado de los Reyes y Michel Ciudad Morales se dirigieron a la loza sanitaria de Contramaestre para el sacrificio de su ganado el cual escogieron ellos mismos.

Según la información suministrada por el periódico oficialista Sierra Maestra, los dos ganaderos cubanos destinaron las reses sacrificadas para sus familiares y trabajadores.

Por otra parte, aseguraron que, a medida que la iniciativa “estimule” el incremento de la masa, serán más los que podrán acceder a la tan demandada carne de res, en correspondencia a los volúmenes que se obtengan.

Ganaderos santiagueros identificados como Jorge Maldonado de los Reyes y Michel Ciudad Morales. Foto: Composición de CPEM

Ganaderos de Contramaestre aseguran estar más “tranquilos”

El castrismo reconoció su incapacidad para administrar la distribución de carne de res en el país, por lo que decidió aprobar que los campesinos cubanos puedan sacrificar y vender sus propias reses, claro luego de “garantizar” el monto de producción exigido por el Estado.

Debido a esto, los campesinos cubanos aseguran estar un poco más “tranquilos” debido a que, con esta medida de comercializar la carne, leche y derivados del ganado, se eliminan trabas “estimulando” a quienes se dedican a trabajar en las tareas del campo.

El efecto de los más de 60 años de dictadura castrista provocó que, la producción en Cuba decayera al punto de no satisfacer las necesidades de un pueblo que, con el paso de los días prueba las mieles del hambre, la miseria y la pobreza.

Cabe mencionar que, para que los ganaderos cubanos puedan sacrificar sus reses deben cumplir primero una serie de “requisitos” lo que revela que, la supuesta “liberación” de la producción pecuaria en Cuba, es solo una fachada de la dictadura castrista ya que, en los países libres, los ganaderos deciden cuando y donde sacrificar sus animales.

TOMADO DE CUBANOSPORELMUNDO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.