Donald Trump y su yerno Jared Kushner

Un funcionario de la Casa Blanca ha desmentido las informaciones publicadas en Axios, según las cuales Jared Kushner, yerno del presidente Donald Trump, le había aconsejado que desistiera de las vías legales para impugnar el resultado de las elecciones.

Según el funcionario, que ha preferido mantenerse en el anonimato, lo que Kushner intentaba hacerle ver al presidente es que buscara “recursos legales”. En su versión, asegura que el esposo de Ivanka Trump había intentado seguir la estrategia judicial planteada por la campaña republicana para impugnar el conteo de los votos en varios estados.

Siguiendo el deseo de Trump, su abogado personal, Rudolph W. Giuliani, es un firme defensor de esta estrategia. Sin embargo, la mayoría de los otros asesores legales de los republicanos han confesado en privado la escasa posibilidad que existe de que prosperen los recursos y mucho menos que conduzcan a un cambio en los resultados.

La campaña republicana lleva días discutiendo sobre su estrategia. Según el periódico The New York Times, el pasado sábado se reunieron en la Casa Blanca los asesores políticos y funcionarios de la administración para evaluar las posibilidades de revertir el resultado del conteo de votos. La conclusión a la que llegaron fue que existen pocas posibilidades de que esto suceda.

Según fuentes informadas sobre el contenido de la reunión, Kushner pidió a un grupo de asesores políticos que expusieran a Trump las conclusiones de la reunión. Preguntado por los asesores si él no debía estar presente, Kushner contestó que él estaría en el siguiente nivel de discusiones.

Por su parte, otra de las fuentes anónimas que menciona la información de Axios, aseguraba que Kushner no le había aconsejado en ningún momento a Trump que reconociera la victoria de Joe Biden.

No obstante, la misma fuente reconoce que estaban ocurriendo algunas conversaciones incómodas en el entorno del presidente y que la mayoría en esa órbita habían aceptado la realidad: que Trump ha perdido las elecciones.

Inasequible al desaliento, Trump sigue insistiendo en que ganó las elecciones, aunque los datos indican lo contrario. Asimismo, no ha parado sus acusaciones de fraude sin aportar ninguna prueba sólida al respecto. Salvo Rudy Giuliani y unos pocos asesores que insisten en la vía judicial, la mayoría en el entorno del presidente lo considera una pelea legal inútil.

Trump, quien obtuvo 71 millones de votos en estas elecciones, no ha parado de hacer declaraciones que cuestionan la confianza en las instituciones democráticas de Estados Unidos.

“El pueblo estadounidense tiene derecho a una elección honesta: eso significa contar todos los votos legales y no contar los votos ilegales. Esta es la única manera de garantizar que el público tenga plena confianza en nuestra elección”, sostuvo Trump.

“Sigue siendo impactante que la campaña de Biden se niegue a estar de acuerdo con este principio básico y quiera que las boletas se cuenten incluso si son fraudulentas, fabricadas o emitidas por votantes no elegibles o fallecidos. Solo una parte involucrada en una infracción mantendría ilegalmente a los observadores fuera de la sala de conteo y luego pelearía en la corte para bloquear su acceso”, agregó el mandatario, que se niega a reconocer de momento la victoria de su oponente.

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.