‘Fuera de servicio por combustible’, ¿la razón de los apagones que vienen?

Por esa razón, dice la Unión Eléctrica de Cuba, hay 26 centrales de generación paradas y 34 ‘con bajas coberturas’.

Luces del alumbrado público encendidas. DIARIO DE CUBA

La Unión Eléctrica (UNE) de Cuba informó que, pese a que los apagones del último mes han ido remitiendo esta semana, el domingo hay 26 centrales de generación en la generación distribuida «fuera de servicio por combustible«, lo que supone 70MW de déficit.

Asimismo, indicó, hay 34 centrales más, un total de 284MW, «con bajas coberturas» de combustible.

Esa situación, que supone que plantas que contribuyen a la producción de energía no tienen fuel oil o diésel para operar, indica que la escasez de combustible podría comenzar a golpear al país después que las autoridades aseguraran que no hay escasez de ese recurso, mayormente obtenido de los envíos de su aliado Venezuela.

A pesar de ello, la entidad estatal aseguró que el sábado no se afectó el servicio eléctrico por déficit de capacidad de generación en el sistema, algo que se habría mantenido durante la madrugada del domingo.

La disponibilidad del sistema eléctrico cubano al amanecer del domingo era de 2.303MW y la demanda de 2.110MW, por lo que no se anunciaron cortes de energía.

A pesar de ello, siguen fuera de servicio por averías las unidades 6, 7 y 8 de la Termoeléctrica Máximo Gómez; la unidad de la Otto Parellada; la 4 de la de Diez de Octubre, y la 5 de la Antonio Maceo, mientras que en mantenimiento siguen la unidad 5 de la de Diez de Octubre y la 2 de la Lidio Ramón Pérez.

Asimismo, en la empresa Energas Varadero está fuera de servicio la turbina de vapor, que produce 20MW y hay limitaciones en la generación térmica del orden de los 458 MW, mientras que en la generación distribuida faltan por avería 1.040MW y en mantenimiento están 384MW.

Las autoridades han tratado de suplir la dura crisis energética de las pasadas semanas, que dio lugar a apagones de más de diez horas en muchos puntos del país, echando a andar pequeñas plantas de producción de energía, muchas de las cuales dependen de combustible importado y no del petróleo pesado cubano, que usan algunas de las termoeléctricas más grandes, así como subiendo la eficiencia de algunas de esas generadoras.

En ese sentido, la Unión Eléctrica señaló que para el horario pico del domingo echará a andar la unidad 5 de la Termoeléctrica Rente, con 90MW; subirá 10MW más la unidad de Puerto Escondido; recuperará 60MW que se encuentran fuera de servicio por combustible en la generación distribuida, y utilizará 322MW en motores diésel que «llegaron a sus horas de mantenimiento y se ha autorizado su funcionamiento por diez horas».

La situación con el combustible se produce justo cuando la producción en la refinería más grande de Venezuela, Amuay, que puede procesar unos 645.000 barriles de petróleo por día (bpd), se detuvo a última hora del sábado por una falla eléctrica que provocó un apagón, según dijeron a Reuters cinco personas familiarizadas con el asunto.

Amuay se paralizó luego de que se detuvieran algunas operaciones en la vecina refinería Cardón mientras se reparaba una falla en el reformador.

Los problemas surgieron por una falla en la central eléctrica que suministra energía a ambas refinerías pero que afecta más a Amuay, dijo una de las fuentes. Si bien se restableció la electricidad, la interrupción del procesamiento no se ha solucionado, agregó la fuente.

Mayo cerró con un derrumbe de las exportaciones de petróleo de Venezuela a Cuba a su nivel más bajo en 19 meses, mientras los cubanos sufrían extensos apagones, que las autoridades achacaron a averías en casi la mitad de los bloques de generación en funcionamiento en la Isla.

Según documentos de la estatal PDVSA y datos de seguimiento de embarcaciones reunidos por Reuters, las exportaciones de petróleo de Venezuela cayeron ese mes al nivel más bajo desde octubre de 2020, pues se embarcaron 21 cargamentos que supusieron un promedio de 391.452 barriles diarios (bpd) de crudo y otros combustibles.

Tales cifras supusieron una caída del 49% respecto a abril último y del 34% por debajo de las exportaciones de mayo de 2021.

Si bien las autoridades cubanas no mencionaron la escasez de combustible entre las causas de los apagones de más de diez horas en la mayor parte del país a fines de mayo, durante una reunión del Consejo de Ministros, Miguel Díaz-Canel dijo que aparte de las «roturas y necesarios mantenimientos que se han tenido que dar a las termoeléctricas», la principal causa de los cortes es «el déficit de combustible».

Esto incide además en la crisis del transporte público, que obliga a los cubanos a esperar horas para trasladarse. 

En la misma reunión, el ministro de Energía y Minas de Cuba, Liván Arronte Cruz, reconoció que la escasez de combustible, dada por el incremento del precio del crudo a nivel internacional, es uno de los factores que ha provocado el aumento de los apagones, achacados exclusivamente a averías y obras de reparación hasta el momento.

Sin embargo, el combustible de Venezuela llega a Cuba a cambio de los miles de profesionales, sobre todo médicos, exportados por La Habana en virtud de un acuerdo firmado por Fidel Castro y Hugo Chávez, que sigue en vigor.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%