Actualidad, acontecimientos y lucha continua por una Cuba Libre
RegistrateInicia Sección

Los 1.345 estudiantes de 92 países de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) apenas tenían dos horas diarias de servicio del líquido.

Un baño tupido en el Hospital Provincial de Maternidad de Matanzas. IVÁN HERNÁNDEZ CARRILLO/TWITTER 

Las condiciones hidrosanitarias de casi 40 instituciones del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) cubano en La Habana han salido a la luz después que ese organismo estatal informara de la terminación de inversiones que deben mejorar el suministro de agua potable y el tratamiento de residuales de esos centros, algunos de ellos vitales para la salud de los capitalinos.

De acuerdo con un reportaje del sitio oficial del MINSAP, las reparaciones en los sistemas debe garantizar «el correcto funcionamiento de cada fuente de abasto de agua o residual» en los hospitales clínicos quirúrgicos Miguel Enríquez, Hermanos Ameijeiras, Diez de Octubre, Freyre Andrade, así como en áreas del Clínico Quirúrgico Docente Salvador Allende y en el Edificio Soto del MINSAP.

Las reparaciones realizadas ahora permiten advertir el nivel de deterioro existente, así como las terribles condiciones en que por décadas han funcionado instalaciones de salud pública cubanas. 

Una de las inversiones más importantes benefició el tratamiento de las aguas albañales del Hospital Pediátrico Docente del Cerro, donde según su directora, esos desechos drenaban y la «bomba fecal llevaba más de diez años rota».

La doctora Araíz Consuegra Otero, directora del Pediátrico, dijo que en el área «se acumulaban los residuos», por lo que la fosa era «un foco constante para los mosquitos». Por ello, en varias ocasiones fueron multados.

Gracias a la sustitución de la bomba fecal se pudo tener acceso al área de la instalación, donde ahora «estamos trabajando todas las paredes con cal para lograr la higienización, y hemos ejecutado diversas labores de saneamiento con hipoclorito de calcio para la desinfección», aseguró la funcionaria.

En el caso del Complejo Científico Ortopédico Frank País, el más importante de esa especialidad en Cuba, y donde se atienden muchos pacientes extranjeros, un kilómetro de conductora de abasto de agua hasta el hospital, ejecutado en solo una semana, permitió mejorar el abasto del líquido.

Según su subdirector administrativo, Alexander Rodríguez Rosada, hasta ahora el Frank País se abastecía solo con un pozo de los cinco habituales, lo que obligaba a suprimir el servicio del líquido en algunos horarios.

A raíz de la pandemia del Covid-19, cuando 360 de sus 520 camas se destinaron a la atención de pacientes infectados con el nuevo coronavirus, en el Frank País debieron recurrir al abastecimiento usando pipas, algo que ya no sería necesario, aseguró el funcionario.

Finalmente, en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), donde estudian 1.325 alumnos de 92 naciones y trabajan 960 personas, se repararon dos equipos de bombeo, así como los paneles eléctricos y las redes de la instalación en general, además de un clorificador para asegurar la calidad del agua potable.

La doctora Yoandra Muro Valle, rectora del centro educacional, explicó que hasta el momento allí había suministro de agua menos de dos horas diarias. Según aseguró, desde 1989 no se hacían reparaciones como las recién realizadas en la fuente de abasto.

Tras la inversión puede suministrase agua en el centro de estudios tres veces al día sin dificultades, dijo.

El MINSAP no indicó el costo de tales inversiones ni tampoco por qué no se habían realizado en todo este tiempo. Si bien el Gobierno suele culpar de las dificultades económicas que sufren los cubanos al embargo de Washington, nunca dice cuánto gana por sus médicos en «misiones» ni en qué invierte las sumas que cobra de los países adonde envía a sus sanitarios. 

Solo en 2020 La Habana envió más de medio centenar de brigadas médicas a diversos países del mundo, incluyendo naciones europeas como Italia y Andorra. La Habana se queda con entre el 70 y el 75% de lo que pagan otros gobiernos por esos servicios.

Sobre todo a raíz de la crisis sanitaria derivada de la pandemia, varios médicos han denunciado las precarias condiciones en que trabajan, así como la falta de medicamentos e de higiene en las instituciones hospitalarias. Muchos ciudadanos cuestionan a su vez la situación en los centros de aislamiento para casos sospechosos de contagio. La sarna, derivada de la mala higiene, se ha vuelto hoy un problema en el país.

A pesar de las alentadoras noticias que supone la solución de las dificultades con el abasto de agua en los centros de salud, hay en toda Cuba decenas de hospitales en situación igual o peor que las descritas antes. Según el MINSAP, ahora se trabajará en mejorar instalaciones de Santiago de Cuba y Camagüey.

Tomado De DIARIODECUBA

Share This
A %d blogueros les gusta esto: