Cuba

FINCIMEX, ‘preocupada’ por las restricciones a las remesas entre EEUU y Cuba: niega que pertenezca a GAESA

Anuncios

La Habana utiliza a las familias cubanas para pedir a Washington que permita el envío de dinero entre ambos países sin condiciones.

El presidente estadounidense Joe Biden. ADAM SCHULTZ THE WHITE HOUSE

El Gobierno de Cuba reaccionó más de un mes después a las declaraciones del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de no facilitar a corto plazo el envío de remesas de EEUU a la Isla porque «es muy probable que el Gobierno confiscará esas remesas, o al menos buena parte de ella«, dijo el demócrata días después del estallido de las protestas pacíficas en Cuba el pasado 11 de julio. 

La Habana niega que la empresa FINCIMEX pertenezca al conglomerado militar GAESA, que el régimen se quede con parte del dinero enviado a la Isla, y dice que Biden debería eliminar las restricciones a las remesas impuestas por la Administración de Donald Trump porque afecta a las familias cubanas.

El gerente general de FINCIMEX, Yamil Hernández González, dijo al medio oficialista Cubadebate que las restricciones a las remesas desde noviembre de 2020 entre EEUU y Cuba son «un castigo inmerecido al pueblo de Cuba y a sus familiares en Estados Unidos. Fue una política dirigida a penalizar el nivel de vida de la población cubana sobre la base de pretextos totalmente infundados y reiterados sin escrúpulo alguno».

El directivo se mostró preocupado por «el aumento de la dificultad y los costos para recibirlas». «La medida ha impactado negativamente en el nivel de vida de los receptores y en los bolsillos de quienes las envían. Se dice que actualmente las personas están pagando en EEUU hasta 30 dólares o más por cada 100 que envían a sus familiares en Cuba a través de canales irregulares«. 

El vocero del régimen de La Habana dijo que «otra consecuencia ha sido el aumento de las transferencias incontroladas de divisas desde EEUU a Cuba, algo que nunca es positivo y que va en contra de lo que la comunidad internacional intenta organizar y regular. El levantamiento de las restricciones impuestas en octubre de 2020 beneficiaría a todos los que ahora se ven injustamente afectados. También ayudaría a regular nuevamente el principal movimiento de divisas entre los dos países».

Pese a la supuesta preocupación del director general de FINCIMEX por las familias cubanas, el mismo guion que usó el canciller Bruno Rodríguez tras las restricciones a las remesas en octubre de 2020, la entrevista a Hernández se centró en negar que dicha empresa pertenezca a los militares y llegó incluso a decir que el Gobierno de Cuba «no tiene un papel directo en la recepción de remesas».

«Se trata de una actividad comercial y la gestiona una entidad comercial, en este caso Fincimex. El papel del Gobierno, en uso de sus prerrogativas soberanas, es designar a FINCIMEX como la entidad encargada de esta gestión. Ningún Gobierno extranjero, incluyendo el de EEUU, tiene derecho a dictarle a Cuba qué empresa puede gestionar remesas y cuál no», dijo. 

«Es falso que FINCIMEX, el Gobierno cubano o las Fuerzas Armadas (FAR) se apropiaran de un 20% o un 40% del dinero remesado a Cuba desde Estados Unidos, falsedad que políticos de ese país repiten sin parar. Insisto, el dinero remesado no era objeto de gravamen alguno al ingresar a Cuba. El destinatario recibía el monto remesado total e íntegramente», dijo.

Hernández detalló que la empresa «Western Union cobraba en EEUU al emisor de la remesa cinco dólares por cada 100 que se enviaban a Cuba, como comisión comercial. La propia Western Union pagaba a FINCIMEX un dólar por cada 100 remesados. Este pago a FINCIMEX ocurría por concepto de servicios prestados, lo cual es una práctica común en la industria de remesas internacionales». 

«FINCIMEX es una entidad ciento por ciento civil. Ninguno de sus trabajadores es militar. Es falso que se trate de una entidad perteneciente a las FAR. Los ingresos de FINCIMEX por servicios prestados forman parte de los ingresos generales del país y se destinan tanto al sostenimiento y funcionamiento de la propia empresa –incluyendo su infraestructura tecnológica– como a realizar aportes al presupuesto nacional y la economía en su conjunto. Es falso que sus ingresos se destinen al sostenimiento de las Fuerzas Armadas«, dijo el funcionario.

Según Hernández, «el manejo de las remesas procedentes de EEUU vía Western Union era para Fincimex una operación de altos riesgos financieros, toda vez que los montos eran pagados al receptor de la remesa antes de recibirse el pago desde la compañía estadounidense. Era un riesgo asumido debido a la importancia del servicio para los consumidores».

El directivo enfatizó que «Fincimex no retenía ni aplicaba gravamen alguno a los montos gestionados. Es falso que sea una entidad militar. Es falso que la institución, las Fuerzas Armadas o el Gobierno cubano retuvieran un porcentaje del monto remesado. El Gobierno de Estado Unidos no debería interferir en cómo y a quién sus ciudadanos, en ejercicio de sus derechos constitucionales, envían las remesas».

Fincimex es la financiera de CIMEX, una de las empresas de GAESA, pese a la negativa del directivo. La entidad está desde junio de 2020, junto a otras empresas controladas por militares, en «la lista negra» de EEUU.

Según la Administración Trump, FINCIMEX y otras empresas «benefician desproporcionadamente a la dictadura de Castro, un régimen que utiliza las ganancias de estos negocios para oprimir al pueblo cubano y financiar su interferencia en Venezuela, a expensas del pueblo cubano o la empresa privada en Cuba». 

La Habana se negó el año pasado a ceder el manejo de las remesas a otra empresa no asociada a los militares y mantuvo la gestión en manos de FINCIMEX pese al tiempo dado por la Administración Trump para reordenar el envío de remesas entre ambos países. Finalmente, Western Union cerró todas sus oficinas en la Isla.

Por su parte, Biden prometió eliminar las restricciones a las remesas y a los vuelos a Cuba durante su campaña por la Casa Blanca. Una vez presidente, el demócrata solo priorizó las relaciones entre Washington y La Habana tras las protestas del 11J en la Isla, pero aún están en estudio.

EEUU estudia cómo permitir el envío de remesas a Cuba sin que estas pasen por las manos de los militares, aumentar su personal en la embajada de La Habana, así como facilitar a los cubanos el acceso a internet. 

Biden dijo que habrá más sanciones al régimen «a menos que haya algún cambio drástico en Cuba, que no anticipo».

TOMADO DE DIARIODECUBA

Entradas recientes

Thais Mailén Franco: ‘No podrán callarme’

En la prisión del Guatao 'presencié intentos de suicidio cortándose las venas o tratando de ahorcarse', relata la activista recientemente… Leer más

1 hora hace

Kelvis Ochoa molesta a la Empresa Eléctrica y esta se desquita

Foto archivo Cubita NOW El cantautor cubano Kelvis Ochoa vuelve a estar en medio de una compleja pelea con la… Leer más

1 hora hace

Estos son los vuelos programados a Cuba en octubre

La estatal ECASA hace públicos los itinerarios de las aerolíneas que operarán a los distintos aeropuertos de la Isla. Un… Leer más

1 hora hace

Dos pistoleros vestidos como abogados entran a la sala de un tribunal y matan a tiros al líder de una banda rival durante su juicio (VIDEO)

Tras abrir fuego en contra del jefe criminal, los pandilleros fueron abatidos en el acto por miembros de las Fuerzas… Leer más

2 horas hace

Un episodio explosivo sin precedentes desde el inicio de la erupción del volcán de La Palma provoca el temor de que su cono se derrumbe

El volcán entró este viernes en fase explosiva extrema con dos nuevas bocas y volvió a expulsar ríos de lava,… Leer más

2 horas hace

“Todos contra todos”: Cola para comprar cigarros normados en La Habana

“¿Hasta cuándo esta vergüenza?” Los cigarros nacionales son vendidos en MLC. (Collage: Captura de pantalla) No son imágenes de los… Leer más

2 horas hace