Lo anunciado por Fincimex sobre Western Union “es para meter miedo a la población cubana y decir que el imperialismo los avasalla. (…) Lo que quieren es influir en la población cubana que vive en Florida, especialmente en Miami, para incidir en el voto”

Pese a los pronunciamientos de los funcionarios del régimen, que van de víctimas por la política internacional y usan las sanciones para pintarse ante el pueblo como agredidos, un experto considera que “las medidas de EE.UU. no están dirigidas a eliminar los envíos de remesas a Cuba”.

El economista Emilio Morales, CEO de The Havana Consulting Group, opinó que “eso es una total falsedad”, tras darse a conocer la nota en la que Fincimex anunció que Western Union cerraría sus oficinas en Cuba y las remesas desde Estados Unidos serían “interrumpidas totalmente”.

En entrevista con el medio independiente Diario de Cuba, dijo que las recientes sanciones “están dirigidas a sacar a los militares de ese negocio, que es bien lucrativo, y por el cual ellos ingresan miles de millones de dólares todos los años”, que no llegan “a las manos de las personas a las que están destinados”.

“Ese dinero pasa íntegramente a las arcas de los militares. Esa es la razón por la que el Departamento de Estado ha sancionado a estas empresas y decidido no permitir más transacciones con la estructura del sistema empresarial de los militares cubanos”, explicó.

A pesar del panorama desolador que quiere hacer ver la dictadura, el Departamento del Tesoro indicó que las sanciones no entrarían en vigor hasta el 27 de noviembre próximo, por lo que, si quisieran, podrían en 30 días “cambiar la ruta [de las remesas] y asignar ese negocio a otras instituciones estatales (…)”.

El experto añadió: “Por ejemplo, tienen al Banco Metropolitano, al Banco Popular de Ahorro, al Banco de Crédito y Comercio. Y tienen a la empresa Correos de Cuba, que tiene oficinas en todos los municipios del país. Oficinas que pueden servir para que Western Union entregue su dinero. Correos de Cuba es una empresa del Ministerio de Comunicaciones que tiene negocios de remesas a través de giros postales. No es ningún problema que lo puedan hacer”.

Según dijo a Diario de Cuba, “el anuncio que hizo Fincimex de que van a cerrar todas las ventanillas de Western Union es puro humo, porque no han cerrado ni una. Lo que están es tratando de politizar el asunto e influir en las elecciones de EEUU, tratando de desviar los votos de Trump hacia Biden”.

Emilio Morales coincide con los pronunciamientos de otros cubanos, sobre la esencia del problema económico cubano, que está más allá del embargo.

Es vergonzoso que un país tenga a su población dependiendo de las remesas por su incapacidad para crear la condiciones para que sus ciudadanos puedan generar riqueza. La única solución posible para ese problema es la liberación de las fuerzas productivas y el establecimiento de un mercado de libre empresa, con oferta y demanda, donde se proteja la propiedad privada y el derecho ciudadano a generar riqueza. Tienen que liberar el monopolio de importación y exportación que tiene el Estado”.

El CEO de The Havana Consulting Group opina que las remesas suponen un negocio muy beneficioso para la cúpula militar del castrismo.

“Si no, quién explica que la empresa Gaviota, según las estadísticas de la ONEI, haya construido 57 hoteles de 4 y 5 estrellas entre 2017 y 2019. Si tenemos en cuenta que una habitación de hotel cuesta 150.000 dólares, y esos 57 hoteles implican más de 15.000 habitaciones, estamos hablando de 2.300 millones de dólares. Es una cifra gigantesca, que supera lo que el país gasta en comprar alimentos para la población. ¿De dónde salió ese dinero si el turismo no es capaz de generar esas ganancias?”

En la entrevista con el medio citado, Morales explicó que “el turismo genera entre 2.200 y 2.400 millones de dólares, pero de ahí tienes que descontar gastos de operaciones, pagos a proveedores, a turoperadores. Al final, podría ser que se queden con un 12% de ganancia (…) 150-200 millones de dólares [anuales]. Eso no alcanza para financiar 57 hoteles de 4 y 5 estrellas. Y más aún cuando no hay ni una sola empresa mixta creada para tales efectos. O sea, todas esas inversiones han sido 100% de GAESA, sin un centavo de nadie. En un país que no tiene crédito”, indicó.

Está convencido de que lo anunciado por Fincimex sobre Western Union “es para meter miedo a la población cubana y decir que el imperialismo los avasalla. (…) Lo que quieren es influir en la población cubana que vive en Florida, especialmente en Miami, para incidir en el voto”.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.