Fidel Castro ordenó mover una palmera en pleno huracán en Cuba por Maradona

Foto de archivo: TyC Sports.

La amistad entre los fallecidos Fidel Castro y el astro del fútbol Diego Armando Maradona llegó a tal nivel que el dictador ordenó mover una palmera en pleno paso de un huracán por Cuba porque daba constantemente en la ventana de la habitación de Maradona en La Pradera, La Habana.

La anécdota ocurrió en 1998 y fue contada por Mariano Israelit, amigo de Maradona, al medio argentino Infobae.

«Nos estábamos por volver de Cuba para el partido despedida, que era el 10 de noviembre, y nosotros teníamos pasaje para el 3. Y nos agarra el Huracán Mitchell, cierran el aeropuerto, todo. Una noche me quedé charlando con Diego y cuando bajé a mi habitación, tipo 3:00 a.m, me asomé por el viento, y había una palmera que se movía que era impresionante. Y justo daba a la ventana de Diego», contó Israelit.

«Subí y le dije ‘hagamos una cosa, bajemos tu colchón a mi habitación, si esta palmera se cae, se cae en tu habitación’. Él se asomó y la palmera se movía muy mal. No le gustó mi idea. ‘Lo voy a llamar a Fidel Castro’, tiró. ‘¿Cómo lo vas a llamar a las 3 y pico de la mañana por un árbol en medio de un huracán?’, intenté convencerlo. ‘Él me dijo que cualquier cosa que necesitara, lo llamara. Bueno, lo voy a llamar’, insistió'».

«Tenía una agenda con el teléfono de la oficina, el de gente cercana y, por último, el teléfono rojo. Le dije ‘dale, boludo, bajemos el colchón y mañana lo llamás’. Me di vuelta, teníamos teléfono a disco en La Pradera, y enseguida se puso a marcar. Y no va que Fidel lo atendió…»

«‘Mirá, estoy teniendo problemas, no sé si estás al tanto, hay un huracán’, le dijo. ‘Comandante, hay una palmera que se me está por caer arriba de la habitación’, le lanzó». ‘Bueno, veo cómo te lo soluciono’, le respondió Fidel. ‘Ahora me lo soluciona’, se convenció Diego».

«Nos quedamos escuchando música. Al rato vi entrar una grúa, bajar cuatro flacos, con una herramienta, la sacaron de cuajo a la palmera, y la dejaron acostada con la raíz. Y dijeron ‘ahora cuando pasa el huracán, venimos y la volvemos a colocar’. Fui a avisarle a Diego: ‘¿Viste quién vino? Cayó una grúa y sacó la palmera’. ‘Te dije, boludo. Fidel es amigo mío’. Yo no la podía creer», confesó Mariano Israelit a Infobae.

TOMADO DE CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%