Funcionarios estatales, en Villa Clara, falsearon los nacimientos de 148 infantes para obtener los productos correspondientes a la libreta de abastecimiento. Pero como en Cuba todo dura hasta que lo determina el régimen ya los responsables fueron detenidos

Funcionarios estatales, en Quemado de Güines en Villa Clara, falsearon los nacimientos de 148 infantes para obtener los productos correspondientes a la libreta de abastecimiento. Pero como en Cuba todo dura hasta que lo determina el régimen ya los responsables fueron detenidos.

Luego de varias quejas sobre el servicio en la unidad comercial Los atrevidos del municipio villaclareño antes mencionado, las autoridades del régimen iniciaron un proceso investigativo. Este último arrojó problemas en cinco bodegas.

Según un reporte del Sistema Informativo de la Televisión Cubana, fueron acusadas por este fraude unas 22 personas vinculadas al registro del consumidor, administradores y dependientes de las bodegas, así como funcionarios del grupo de inspección estatal del comercio, la empresa mayorista y otros cinco ciudadanos ajenos a la entidad.

Por el momento están encarceladas por apropiarse ilícitamente de productos de la canasta básica unas seis personas, mientras que al resto se les aplicaron medidas cautelares no detentivas. Además, todos fueron removidos de sus cargos y puestos de trabajo.

El espacio del noticiero cubano se ha convertido en un show mediático dedicado al escarnio público. El régimen se ha lanzado a luchar contra las ilegalidades y el mercado negro existente en la Isla con el fin de desviar la atención del verdadero problema. El acaparamiento está en las mirillas de la dictadura, que lo ha permitido por años pero que ahora lanza las redes. 

Villa Clara, como provincia, tiene una atención especial por parte de las fuerzas represivas y con frecuencia ocurren allí decomisos y atropellos; aunque esto último es extensivo a toda la Isla.

El pasado mes de septiembre otros cubanos fueron detenidos en ese territorio del centro de Cuba por comprar todo el ron de un restaurante. Casi mil pomos de ron Decano fueron adquiridos en el restaurante la Minerva a un costo de 90 pesos cubanos; y un “chivatazo” los denunció a la policía mientras descargaban el camión con las mercancías en el poblado de Vueltas en Camajuaní.

Por otro lado, los villaclareños han perdido los servicios de un mercado privado luego de que la policía decomisara, a finales de la semana pasada, casi tres mil libras de cerdo a los vendedores del Mercado de Buen Viaje. Desde entonces los cuentapropistas se marcharon por temor a la multas y decomisos.

Según un reportaje del medio independiente CubaNet, esa zona se divide en dos mercados, uno estatal generalmente desabastecido y con precios módicos y uno privado, donde los productos son más costosos, pero existe variedad. El cierre del mercado privado obliga a los santaclareños a realizar inmensas colas para adquirir lo poco que provee el régimen.

Los trabajadores privados vendían en sus propias casas o en puestos fijos que pagaban mensualmente a modo de alquiler. A pesar de los desagravios que causa la ausencia de estos vendedores en la plaza los medios oficiales no han mencionado el mercado vacío ni las causas que lo originaron.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.