Fallece otra niña por dengue, mientras hospitales cubanos tienen que ampliar las capacidades de ingreso

Sancti Spíritus, una de las provincias con mayor propagación de dengue en Cuba, incapaz de controlar los focos del mosquito transmisor por falta de abate, insecticidas y diésel.

Basura en las calles de La Habana en medio de la epidemia de dengue. DDC TV

Una niña que residía en Barreras, barrio del municipio habanero de Guanabacoa, murió la semana pasada de dengue hemorrágico, con lo que ascenderían a cinco las víctimas infantiles mortales por la epidemia que padece Cuba y que el ministro de Salud Pública dijo que está «controlada» después de que negara el colapso en el sistema hospitalario.

«Muere otra niña por dengue hemorrágico. De luto Cuba. De luto Guanabacoa, Barreras. Díaz-Canel, ¿cuántos niños más tienen que morir por tu culpa?», escribió el influencer cubano Alain Papparazzi Cubano en una publicación en su perfil de Facebook en la que reclamó acciones de fumigación masiva urgentes.

«No me importa lo que vayan a hacer para fumigar. Sácales la gasolina a todas las patrullas. Miren, doctores, ustedes en su silencio la mandaron para la casa a morir porque no hay una pastilla para darle a un niño. Ustedes son cómplices por su silencio», añadió el joven en su perfil de Facebook.

En la propia red social otros mensajes de dolor dieron cuenta del fallecimiento de la pequeña.

«Hola familia, hace un instante estuve publicando sobre una oración a una pequeña de nueve años llamada Kenia Orozco Mejía que tenía el dengue y se encontraba hospitalizada en hospital de aquí de La Habana, Cuba. La niña estaba extremadamente grave y acaba de dejar este mundo», escribió Mayda Jay Hernández.

«Partió para unirse con Dios todopoderoso y nuestra madre, la Virgencita. Para sus familiares y para la tía abuela de la niña, una de nuestras hermanas en Cristo Jesús y guerrera Lázara Mejía, para ella y su familia, el más sentido pésame. Para la niña les deseamos un descanso eterno en la gran morada que Dios padre todopoderoso hizo celosamente para ella», concluyó. 

Alain Paparazzi compartió breves imágenes del funeral de la pequeña.

A causa del dengue habrían muerto hasta el momento en Cuba cinco menores de edad. Además de la pequeña de Guanabacoa, una niña de cuatro años murió el martes en el Hospital Pediátrico de Centro Habana, según informó el centro asistencial en su muro de Facebook, presuntamente con síntomas semejantes al dengue.

Antes se informó del fallecimiento de una niña a la que la influencer Yessy World identificó como Paola Patricia Rodríguez, de Cienfuegos; de Arlín Sailet Acuña Espinosa, estudiante de segundo grado de la escuela primaria José de la Luz y Caballero, en Contramaestre, Santiago de Cuba, y de Claudio Moisés Vera Gallart, de 16 años, también en Cienfuegos.

Fuera de ello, se supo de la muerte de una madre de La Habana a causa de la enfermedad que transmite el mosquito Aedes aegypti, casi 15 después de que se diera a conocer el deceso de una embarazada de Camagüey.

El incremento de los casos de dengue continúa y ha obligado al Hospital Mario Muñoz Monroy, del municipio matancero de Colón, a habilitar nuevas salas para ingreso.

Andrés Lamas Acevedo, vicedirector de Salud Pública en la provincia, dijo a la oficial Agencia Cubana de Noticias que «en estos momentos existe un número importante de ingresos en el Mario Muñoz Monroy» por lo que se amplían las capacidades.

Dijo que se abrieron dos salas para ingreso anexas a la instalación, una con capacidad para 60 camas y la otra con 20 plazas.

Lamas Acevedo dijo que la tendencia de los últimos días en la provincia es al auge de casos, principalmente en Calimete, aunque otros municipios como Jagüey Grande, Cárdenas y la cabecera provincial también exhiben alta focalidad.

En Sancti Spíritus, la incidencia del mosquito Aedes aegypti, agente transmisor del dengue, sigue en ascenso en gran parte por «las limitaciones con el abate, los insecticidas y el diésel». Según publicó el periódico oficial Escambray, en la provincia se atienden a casi 50 pacientes diarios con síntomas de la enfermedad.

El medio local admite que la escasez de abate e insecticidas impide la fumigación necesaria cada seis días para controlar los focos del mosquito, una batalla en la que mencionó negligencia de los ciudadanos al realizar el autofocal y que «los inspectores no hacen siempre una revisión rigurosa».

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%