A sus 50 años, Luis Alberto Lima no pudo rebasar un segundo paro cardíaco, derivado de todos los traumas sufridos en la caída de un ascensor del Meliá Habana

El tripulante de la aerolínea nacional Cubana de Aviación que sufrió lesiones graves el pasado 12 de septiembre en la caída de un ascensor defectuoso del hotel Meliá Habana falleció en la madrugada de este domingo, según informó un amigo cercano de la familia.

A sus 50 años, Luis Alberto Lima no pudo rebasar un segundo paro cardíaco. Por el accidente tuvo afectaciones graves en las dos piernas, la columna y una lesión pulmonar, causada por la perforación de costillas fracturadas, todo lo cual impidió que fuera operado hasta que pudiera ser estabilizado.

Por Armando Toledo Valdés, el amigo cercano a la familia que informó del fallecimiento y ha estado dando actualizaciones de la evolución de Lima desde el accidente, se supo que fue operado satisfactoriamente en el hospital Calixto García de La Habana y que iba recuperándose.

Sin embargo, “después de resistir como un campeón durante casi 16 días soportando todos los procederes médicos, su carrera llegó al final cuando su corazón no aguantó el segundo paro”, informó Toledo vía Facebook.

“A él no le gustaría que lo despidiéramos con tristeza, aunque es inevitable. Un excelente hombre, tan noble y lleno de sueños, y una familia muy unida acaban de quedar truncos por un error humano o un azar del destino, ya da igual”, agregó.

“Querido Luis, sigue tu camino en otra dimensión, hazlo como siempre, con las ansias de alcanzar el horizonte y esa estrella que nos guía hacia un mundo lleno de bondad y de total entrega al prójimo. Nos diste muchas lecciones de sencillez y altruismo, pero la muerte no dejó que aprendiéramos más contigo, esa muerte que nunca será verdad porque con tus 50 años tocaste muchos corazones que te harán eterno. Hasta la próxima locura querido hermano… y por favor, no dejes de soñar allá en el cielo…”, concluyó su post, que hasta el momento ha generado numerosas muestras de apoyo y condolencias.

Según las versiones que circularon del accidente que a la postre costó la vida a Luis Alberto, al ascensor se le partieron los cables en el cuarto piso y el sistema de frenos de emergencia no funcionó. 

El tripulante fallecido se encontraba en la instalación hotelera, junto a otros trabajadores de Cubana de Aviación, cumpliendo con la cuarentena de 14 días establecida para quienes llegan a Cuba desde el exterior en estos tiempos de pandemia.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.