La reconocida actriz cubana Broselianda Hernández falleció. Su cuerpo fue hallado en una playa de Miami Beach

La reconocida actriz cubana Broselianda Hernández falleció este miércoles a los 56 años en los Estados Unidos. Su cuerpo fue hallado en la orilla de una playa de North Miami Beach, informaron medios locales. Seguidores y colegas están consternados con la noticia, así lo han expresado en redes sociales.  

El editor de Telemundo, JRodríguez refirió en Twitter que el cadáver pertenecía, según amigos y familiares, a la querida intérprete, protagonista de disímiles personajes en teatro, cine y televisión, y una de las más admiradas en la isla. 

El cadáver fue hallado en el agua por un hombre que visitó la playa alrededor de las 6:30 a.m. cerca de la costa de la calle 79. A la escena llegaron oficiales y equipos de rescate de bomberos para cubrir el cuerpo y proceder a su levantamiento.  

Marcos Carbono, quien vive a una cuadra de distancia y descubrió el cuerpo, informó a Telemundo 51 que intentó rescatarla, pero se dio cuenta que la mujer estaba muerta. Giovanny Borges, otro testigo, contó que “después vinieron los muchachos que trabajan aquí y la sacaron”.

“Mi corazón está roto. Triste noticia que me niego a creer. ¡Qué dolor! ¡Qué tristeza deja tu partida!”, expresó la actriz cubana Yuliet Cruz.

Por su parte, el actor Mario Guerra escribió en su Facebook: “Un día le hice una llamada por teléfono a Broselianda Hernández, para pedirle que interpretara un personaje en La Misión, texto teatral de Heiner Müller, que yo dirigía por aquel entonces. Brose aceptó inmediatamente. Tiempo después invadimos su casa, René Arencibia, Amaury González y yo para filmar la escena (fragmento). Muy pocos saben que, en una no tan soleada tarde del 2015, en la barriada de la Víbora, nacía la versión cubana de El ángel de la muerte. Ahora, revisando el celular, me he topado con esta foto y el mismo orgullo de entonces. Mil gracias, Brose”.

Broselianda Hernández, graduada en el Instituto Superior de Arte (ISA) con título de oro,  desarrolló una intensa y exitosa carrera en el teatro, la televisión y el cine.

La admirada actriz, fue alumna de los relevantes teatristas cubanos Vicente Revuelta, Isabel Moreno y Miriam Lezcano. Integró hasta 1994 el elenco del grupo de teatro Buscón, dirigido por José Antonio Rodríguez, colectivo en el cual trabajó. Luego formó parte de la  compañía El Público, dirigida por Carlos Díaz hasta 1999.

Protagonizó múltiples espacios televisivos, entre los que se destacan las telenovelas: Cuando el agua regresa a la tierra y Las honradas. Debutó en el cine con el corto de ficción: Castillos en el aire, dirigido por Rebeca Chávez. En el 2000 trabajó como actriz invitada en la Compañía de Teatro Hispano Gala en Washington.

En su filmografía se incluyen Las profecías de Amanda (1999/Director Pastor Vega), Nada (2000/ Juan Carlos Cremata), Barrio Cuba (2005/Director Humberto Solás), Una rosa de Francia (España/ Manuel Gutiérrez Aragón), La Anunciación (2009/ Enrique Pineda Barnet) y José Martí: el ojo del canario (2010/ Fernándo Pérez), entre otras.

“No tengo palabras. No quiero ni puedo. Repito estas porque así te pienso y te pensaré siempre. Declaración de amor a Broselianda Hernández”, expresó Norges Espinosa en una publicación de la revista cultural El Caimán Barbudo.

“Confieso que te extraño. Que de no verte en la escena, en la pantalla, en un encuentro casual, aquí en una Habana que se parece al modo en que tú la miras aunque no estés, me viene esta especie de dolor y de nostalgia no por un edificio semiderruido, o el peligro tentador que es este mar, sino por tu voz, por tus arranques, por tu manera de ser actriz hasta cuando duermes. Cuando el teatro cubano tenía tu voz, era otro, y más interesante. Ir a verte era acudir a una sorpresa matizada por tu carácter, tu temperamento, tu risa única, tu explosividad y tu cercanía a esa intensidad que es la poesía. Tuve la suerte de escribir parlamentos para ti, de tenerte cerca y de saberte siempre enigmática, al tiempo que humanísima. Te han amado otros más que yo, pero dudo que otros te hayan aplaudido tanto. Entre los muchos regalos que me ha dado Teatro El Público (al que debo amores confesables e inconfesables a hombres y mujeres que me han seducido con sus talentos) ha estado esa complicidad contigo, con tu belleza, con tu capacidad arrasadora para creerte un personaje y no serlo, simplemente, sino dominarlo y perderte en él. Quiero decir con eso que te extraño, sí, pero que hoy, en este día en el que calendario me hace pensarte de un modo más hondo, quiero tenerte de vuelta aquí, con tus colegas, directores y espectadores, para alegrarme de todo lo que eres, por ti misma y por tu talento. Gracias por recordarme que actuar es algo más que dar la piel a un personaje imaginario. Y que de esa locura tan inmensa se alimenta también el amor, y la poesía. No dejes de volver. A tus pies, querida Broselianda. Y felicidades!”, concluyó el dramaturgo, poeta y crítico.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.