Votación en Florida

Un antiguo juez de Florida que en las elecciones presidenciales de 2020 –cuando se enfrentaban George Bush y Al Gore– participó en el recuento de los votos, abogó por unificar todas las normas electorales que existen en Estados Unidos para evitar “traumas” como los de aquel año y otros que puedan surgir ahora.

Robert Rosenberg, del condado de Broward, se hizo famoso hace 20 años cuando se publicó una foto suya en la que se veía observando una boleta con una lupa, en una crisis que ocurrió cuando debido a irregularidades en Florida los votos tuvieron que contarse a mano cada uno.

Al exmagistrado, ya jubilado, le preocupa la demora en el conteo de las boletas de algunos estados en estos comicios y opina que también debería unificarse la manera en que se computan los votos.

En un escenario electoral aún incierto, marcado por las acusaciones de fraude del presidente Donald Trump y su negativa a aceptar los resultados de varios estados, Rosenberg aseguró a la agencia Efe que es lamentable que “la situación hoy en día está generando mucha angustia entre los ciudadanos”.

“En varios niveles es peor que lo que vivimos en el 2000, porque involucra varios estados, lo que lo hace particularmente complicado ya que en el país cada estado tiene leyes electorales distintas. Es algo que sería recomendable unificar, en especial en lo que se refiere a las fechas”, detalló.

“No puede ser que cada estado tenga legislaciones distintas en lo que se refiere a cuándo pueden llegar los votos. Para mí, lo ideal sería que se fijara el día de las elecciones como el límite. Como están ahora las cosas, en algunos estados la norma es que los votos por correo se cuentan, siempre y cuando hayan sido enviados antes del cierre de las urnas, por ejemplo. Eso crea mucha confusión”, recalcó.

“Estas diferencias abren potencialmente las puertas para demandas judiciales que podrían atrasar una vez más el nombramiento del próximo presidente y crear traumas a un país que, a diferencia de lo que vivimos hace 20 años, está partido por la mitad políticamente y que dejaría una desconfianza profunda en el sistema electoral, que es la base de nuestra democracia”, lamentó.

Rosenberg, ahora con 78 años, afirma que es “apolítico” y que está “prácticamente desconectado”.

“Estoy feliz de no tener nada que ver con lo que está pasando, a diferencia de lo que pasó hace 20 años, donde me vi involucrado en una situación que no me interesaba y que, francamente, traté de evitar”, recordó.

Su fotografía tomada en el 2000 se expone en el Museum of American History, de la red de museos del Smithsonian en Washington D.C.

Dos décadas después, se siente feliz de la manera en que se desarrolló el conteo electoral en Florida en estos comicios.

“La forma en la que se hacía antes era rudimentaria y la mayoría de los problemas que se presentaron en el 2000 fueron consecuencia de errores humanos. Por un lado pasaron cosas tan absurdas como que algunas de las máquinas no estaban bien aceitadas, por lo que no funcionaron como se debía. Por el otro, algunos electores no las usaron bien”, precisó.

La experiencia de Florida es, en su opinión, “una buena señal de la que el resto del país puede aprender sobre lo que está pasando”.

El viernes antiguos fiscales estadounidenses que sirvieron bajo presidentes republicanos emitieron una declaración conjunta rechazando las acusaciones de fraude electoral de Trump.

Un total de 20 exfuncionarios federales encargados de hacer cumplir la ley recordaron que la “legitimidad de Estados Unidos como nación de leyes, no de hombres”.

“Las acusaciones infundadas de fraude y amenazas de iniciar un litigio con el objetivo de detener el conteo de votos son claramente inapropiadas y tienen el potencial de socavar el estado de derecho que se aplica a nuestro proceso electoral”, agregó el documento.

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.