Luego de darse a conocer que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, resultara positivo para coronavirus, han surgido varias interrogantes sobre dónde se pudo haber contagiado. Por ello, la prensa norteamericana sacó la conclusión de que fue en una ceremonia el pasado 26 de septiembre.

En ese evento hubo al menos 150 invitados. Trump presentaba formalmente a su nominada para el Tribunal Supremo, la juez Amy Coney Barrett.

Hasta el momento, se sabe que al menos ocho personas están infectadas y todas menos una se sentaron en las primeras filas de las sillas colocadas en el jardín de la Casa Blanca.

Contagiados en la Casa Blanca

Además de Donald y Melania Trump, han dado positivo el exgobernador de Nueva Jersey, Chris Christie; Kellyanne Conway, exasesora de Trump que dimitió en verano; los senadores republicanos por Utah y Carolina del Norte Mike Lee y Thom Tillis; el reverendo John Jenkins, presidente de la universidad católica de Notre Dame; además de un periodista cuyo nombre no ha trascendido.

El senador Lee fue grabado dando efusivos abrazos. Sentados también en las primeras filas, Barrett ha dado negativo, así como el vicepresidente, Mike Pence, el yerno de Trump y estrecho asesor, Jared Kushner, o el fiscal general, William Barr.

Las autoridades sanitarias de Washington DC están muy alarmadas. Podría tratarse de lo que los epidemiólogos llaman un acontecimiento superpropagador.

En la capital están prohibidas las reuniones de más de 50 personas, aunque las propiedades federales no se rigen por la regulación estatal por lo que la Casa Blanca no infringió ninguna ley.

Un acto con 150 asistentes es una pesadilla para rastrear los contactos, señalan los expertos. Se desconoce cuántos invitados se han hecho la prueba o si guardan cuarentena por precaución.

Tomado De ASERE.COM

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.