Estas son las consecuencias inmediatas para el turismo a Cuba de la explosión del Hotel Saratoga

El Ministerio de Turismo hace control de daños, pero las dudas sobre la seguridad que vende el Gobierno a los turistas ya están sembradas.

Las labores de escombreo en el Hotel Saratoga. ABEL ROJAS FACEBOOK

El Ministerio de Turismo (MINTUR) cubano aseguró el martes que la Isla «seguirá siendo un destino seguro, de paz y tranquilidad», en su primera reacción pública a la explosión ocurrida en el Hotel Saratoga de La Habana, que ha provocado la muerte a 42 personas y lesiones a casi un centenar.

Pese a que esa instalación es propiedad del conglomerado empresarial de los militares cubanos GAESAel MINTUR hizo control de daños a través de Carmen Casal Sánchez, vocera del organismo, quien destacó «la rápida respuesta de las entidades del turismo, de cerca de 1.000 de sus trabajadores, y de la población, al acudir de manera masiva y voluntaria a donar sangre para las personas» ingresadas en los hospitales a raíz del accidente, citó la estatal Agencia Cubana de Noticias.

Según la funcionaria, «las instalaciones del sector continúan prestando servicios a turistas nacionales y extranjeros que disfrutan de sus vacaciones en nuestro destino, con la tranquilidad y seguridad que lo caracterizan».

Lo más cerca de estuvo GAESA, dueña del Saratoga, de este encuentro con la prensa fue a través del vocero de Gaviota, Roberto Enrique Calzadilla, quien se limitó a agradecer al pueblo por «su apoyo solidario en estas horas difíciles que vive el país, y a las fuerzas de rescate y salvamento, a los bomberos, constructores, a la Cruz Roja Cubana por el derroche de sacrificio y esfuerzo en la búsqueda de los desaparecidos».

Los funcionarios indicaron que el 80% de la edificación del Saratoga tiene daños.

«Como prioridad número uno la dirección del país ha dado la búsqueda de nuestros compañeros», dijo Enríquez. «Cuando concluya, pensamos que estamos bastante cerca… habrá un equipo multidisciplinario, ya lo tenemos concebido, que profundizará en la situación actual que tiene ese inmueble», citó AP.

«Hoy la instalación tiene una afectación aproximadamente a vista de los especialistas de un 80%, pero todo esto tiene que corroborarse», indicó Enríquez, quien rechazó indicar si el edificio sería demolido o se si se volvería a usar como hotel.

De los 51 trabajadores que eran parte del hotel o estaban trabajando en la remodelación, 23 fallecieron, entre ellos dos directivos, personal de servicios técnicos, gastronomía, recepción, seguridad, comercialización y aseguramiento, dijo Enríquez. Todavía se busca entre los escombros a tres empleados, dos camareras y un cocinero.

Pese a la imagen de optimismo que quiso dar el MINTUR, la consultora Consejo Económico Cuba-EEUU advirtió que las consecuencias de los hechos para el turismo en Cuba serán inmediatas.

«Para el Gobierno de la República de Cuba, lo más preocupante será la inmediata y muy visible resurrección de las preocupaciones de los visitantes (y residentes) sobre la fragilidad del sistema energético (eléctrico, gas, agua, alcantarillado, comunicaciones, etc.) que no atiende no solo en La Habana, sino en áreas a lo largo del archipiélago de 800 millas de largo que alberga a 11,3 millones de ciudadanos», indicó esa entidad en una nota.

«La red de energía es propiedad estatal y está operada por entidades controladas por el Gobierno y permanece en un estado constante de deterioro, aunque se mantienen los esfuerzos para actualizar los elementos de producción, transmisión y entrega y para hacer la transición de partes de la red de energía a fuentes renovables».

Y advirtió que entre los efectos inmediatos está que «las compañías que brindan seguros para propiedades (y para las compañías de administración que operan fuera de la República de Cuba que operan esas propiedades) ubicadas en Cuba pueden revisar la cobertura y las condiciones de las pólizas que emiten».

«Es posible que se requiera que las empresas operadas por el Gobierno de la República de Cuba revisen las pólizas de seguro que afectan a los huéspedes y clientes de hoteles, restaurantes, tiendas minoristas y edificios de apartamentos cuyos inquilinos incluyen ciudadanos que no pertenecen a la República de Cuba, incluidos diplomáticos», advirtió.

Asimismo, subrayó para finalizar, «las empresas que brindan seguros de viaje para visitantes pueden revisar las condiciones de las pólizas que emiten».

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%