Actualidad, acontecimientos y lucha continua por una Cuba Libre
RegistrateInicia Sección

Más de 18.000 son menores no acompañados.

Emigrantes centroamericanos tras cruzar la frontera de EEUU en marzo de 2021. REUTERS

Más de 171.000 emigrantes, principalmente centroamericanos, fueron detenidos por agentes de la patrulla fronteriza de Estados Unidos durante marzo. Se trata de la cifra más alta registrada en un mes durante los últimos 15 años, informan varios medios de prensa.

El número de menores sin acompañantes también alcanza niveles extraordinarios; son más de 18.000, informa el diario español El País.

Las cifras añaden presión sobre la Administración de Joe Biden, que encara críticas de los sectores conservadores, para los cuales esta emergencia en el sur de la frontera ha sido provocada por las políticas implementadas desde finales de enero.

Las cifras provisionales, presentadas este viernes por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), crecerán previsiblemente con el cierre del registro.

Según los datos, los ingresos en la frontera con México han aumentado un 70% desde enero (78.442), mes en el que llegó Biden al poder. El arribo del demócrata a la Casa Blanca ha tenido un efecto llamada para emigrantes de El Salvador, Honduras y Guatemala, principalmente.

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, reconoció en un comunicado a mediados de marzo que Estados Unidos iba camino de registrar el mayor número de «encuentros» con inmigrantes de los últimos 20 años. «Estamos expulsando a la mayoría de adultos solos y familias. No estamos expulsando a menores no acompañados», precisó Mayorkas, nacido en La Habana, Cuba.

En los últimos seis meses han ingresado a Estados Unidos 47.729 menores no acompañados, una cifra que rebasa el total de arribos de menores durante todo el año fiscal 2020.

Solamente en febrero arribaron 9.297 menores sin compañía, un incremento de 98% desde octubre (4.690). Marzo registró más de 18.800 menores. No se había visto tal dimensión de este fenómeno desde mayo de 2019, durante el Gobierno del republicano Donald Trump. Entonces fueron procesados 11.861 niños y niñas en la línea fronteriza.

En cuanto a los adultos, a pesar del giro que Biden ha implementado en la política migratoria para desmarcarse de Trump, el Gobierno ha dejado vigente, justificándose en la pandemia, las medidas que permiten expulsar rápidamente a cientos de personas en solo tres o cuatro días.

Según El País, la situación de emergencia en la frontera sur de Estados Unidos se percibe a simple vista. Numerosos elementos estatales y federales han sido movilizados a la ribera del río Bravo, la frontera natural con México. Helicópteros sobrevuelan la línea y la vigilancia aérea ha sido reforzada por dirigibles no tripulados con tecnología satelital en varios puntos de cruces.

Los republicanos han usado la crisis migratoria para golpear a Biden. Un grupo de 19 senadores conservadores, entre ellos los representantes de Texas, John Cornyn y el cubanoamericano Ted Cruz, visitaron el centro de detención de la ciudad fronteriza de Donna. En el recorrido, los legisladores pudieron ver condiciones similares a las que los demócratas denunciaron durante la Administración Trump: cientos de migrantes hacinados en instalaciones temporales y detrás de rejas. En el centro estaban, hasta mediados de esta semana, 3.400 menores no acompañados. Algunos espacios tenían más de 500 personas en lugares donde los protocolos sanitarios contra el Covid-19 recomendaban máximo 32.

Las autoridades estadounidenses han reconocido que el 14% de los detenidos allí han dado positivo por coronavirus. Biden calificó como «totalmente inaceptables» las condiciones de algunos de esos centros.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Share This
A %d blogueros les gusta esto: