¿Está el régimen cubano ensayando los apagones tecnológicos para el próximo 11 de julio?

Familiares y amistades cercanas de opositores, activistas, artistas y periodistas independientes tienen restringido el acceso a internet.

Cierre de las comunicaciones. DIARIO DE CUBA

Junto a la agudización de la crisis energética que afecta a toda Cuba, con prolongados recortes de la energía eléctrica que se suman a la escasez de alimentos y productos básicos, las afectaciones a los servicios de telefonía, mensajería y datos móviles también abarcan a toda la Isla.

«Están ensayando apagones tecnológicos para el próximo 11 de julio y las últimas averías, que incrementaron el ciclo de apagones eléctricos, les han servido como anillo al dedo. Las denuncias de suspensión del servicio de datos móviles, telefonía y mensajería, contra ciudadanos allegados a opositores y periodistas independientes, reflejan claramente que los apagones tecnológicos también continuarán personalizados», coincide la estudiante Victoria Ibáñez con reportes, en redes sociales, de familiares y amistades cercanas de opositores, activistas, artistas y periodistas independientes, que igualmente tienen restringido el acceso a internet.

«Independientemente de los apagones eléctricos y las afectaciones lógicas a radiobases que sostienen estos servicios, al agotarse su respaldo de energía como sucede en algunas provincias, el nivel de interrupciones al servicio de internet que se está denunciando es mucho más severo y esta ‘explicación’ le queda muy chiquita, como bien se pudo verificar el Día de los Padres, donde fue un calvario enviar un simple sms», añade Ibáñez.  

Vecina de una barriada en Playa, Aurora Oliva pudo constatar que la nueva metodología de hostigamiento de la Seguridad del Estadosuspender el servicio de datos móviles a la familia, «es real y la están aplicando». Luego de más de 24 horas sin poder acceder a internet, verificó con otra línea telefónica que solo usa para trabajo.

«Inmediatamente me conecté. Tenía mensajes y llamadas de preocupación de mis hijos y amistades. Asusta un poco poder saber, de primera mano y en carne propia, la capacidad de represión del Gobierno y hasta dónde se hace extensiva. Considero que las afectaciones al sistema energético podrán ser grandes, pero no como para provocar un apagón tecnológico durante largas horas diariamente, menos en un país donde no todo el país tiene acceso a internet«, señala Oliva, cónyuge de un periodista independiente, en referencia a las declaraciones del Ministerio de Comunicaciones.       

A mediados de mayo pasado la ministra de Comunicaciones, Mayra Arevich Marín, afirmó que, uno de los objetivos principales de este ministerio es «desplegar el acceso a internet en todos los consejos populares, para superar el 70% que lo tiene», pero no mencionó cuáles comunidades, ni en cuáles provincias están ubicadas.

Las estadísticas oficiales registran que en el país existen 1.041 consejos populares, establecidos en las 16 provincias, lo que significa un aproximado de 312 comunidades que no cuentan con acceso a este servicio.

El productor musical y rapero David D’Omni relata a DIARIO DE CUBA las vicisitudes que ha tenido que confrontar para mantenerse online en los últimos meses y trabajar en sus últimas producciones.

«Me tienen obstinado, mi hermano. Esto no camina ni p…, y el dinero que se gasta en comprar paquetes de datos no crece en los árboles. Es frustrante, asere. Yo pincho en mi estudio constantemente con pistas de audios que tengo que mandar y recibir, y tengo que esperar a las tres de la madrugada para enviar un archivo comprimido para que pase más rápido», apostilla el rapero, quien además describió la alternativa a la que está obligado a recurrir.  

«Tengo que usar una línea prestada, ponerla en otro teléfono y con la opción de compartir internet lo conecto con mi teléfono. Es la brecha que he encontrado para seguir peleando, porque por mis datos y telefonía es por gusto. Como te dije, esto no camina ni p…».  

Decenas de habaneros encuestados coincidieron en que la crisis energética no mejorará antes del próximo 11 de julio, cuando se cumpla el primer año del levantamiento popular que lanzó a las calles a decenas de miles de cubanos, en más de 60 ciudades y pueblos, para reclamar por encima de todo, libertades, derechos y cambios.

«El cansancio físico, la paranoia, y el constante sigilo hasta para comprar azúcar, nos conllevó a no creer nada que prometa o diga el Gobierno. Eso es lo que han cosechado luego de 60 años: que los cubanos prefieren escuchar rumores que oírlos a ellos»,  opina Darío Medina, joven que ejerce como fisioterapeuta en un centro de salud estatal, y como taxista privado en las noches.

«Que hayan recurrido a incongruencias, como avalar los espejismos del Gobierno a través de una ONG cubana, denota que el propio Partido (Comunista) se quedó sin argumentos y solo le quedan consignas. Ninguna energía renovable dentro del país podrá solucionar el desastre que provocó en toda la infraestructura una revolución socialista incapaz de acumular experiencia. El Gobierno lo sabe, y hará hasta lo impensable para impedir otra edición del 11J«, manifesta Medina refiriéndose a una nota publicada por la Agencia Cubana de Noticias (ACN).

El pasado 18 de junio la ACN reseñó que, la Sociedad Cubana para la Promoción de las Fuentes Renovables de Energía y el Respeto Ambiental (CUBASOLAR) —presunta ONG subordinada al régimen cubano— aseguraba que Cuba tiene condiciones para el desarrollo energético sostenible y contribuir a la actual situación electroenergética nacional.

«Suficientes fuentes renovables de energías; personal altamente calificado, y un arraigado sistema social del pueblo y para el pueblo» son los tres factores que, según CUBASOLAR en la nota de ACN, ubica al país «a la vanguardia mundial», y que solo está escaso de recursos financieros. Más adelante aconseja a la Unión Eléctrica «cambiar la actual tarifa eléctrica por una que estimule al ahorro».

Por otra parte, con su acostumbrada torpeza para las analogías, las estadísticas y las comparaciones, el mandatario cubano Miguel Díaz-Canel expresó recientemente que «en el país hay casi cuatro millones de viviendas, si solo tres millones apagaran un bombillo de 20 watt que pueda estar innecesariamente encendido, eso representaría inmediatamente una potencia de 60 megawatt».

«También se podría ahorrar, para comprar esos bloques de generación para la termoeléctrica, no invirtiendo en tonfas, spray de pimienta y esposas con las cuales se armaron a los militares que reprimieron al pueblo el 11 de julio de 2021«, ataja Maylene Serrano, quien asegura haber «vivido los eventos de ese día sin perderme un solo detalle».

«Se puede ahorrar, además, comprando menos patrulleros y menos equipamiento para tropas especiales y antidisturbios; remodelando menos estaciones policiales; inaugurando menos cárceles; gastando menos combustible para movilizar a los oficiales de la Seguridad del Estado que persiguen las 24 horas del día a los disidentes; rebajando el salario a militares y policías», añade.

«Ninguna crisis energética justifica los intentos de apagones tecnológicos que han estado ocurriendo en las últimas semanas. Y si en verdad Díaz-Canel quiere y cree en el ahorro, pues que dimita y se disuelva el Partido, y veremos cómo Cuba vuelve a florecer«, concluye Serrano.  

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%