Lucinda y su esposo Silverio Portal

Lucinda González, la esposa del preso político Silverio Portal Contreras, fue impedida de visitar a su cónyuge este sábado 31 de octubre en la prisión 1580, ubicada en el municipio habanero de San Miguel del Padrón. Lucinda fue rechazada en las puertas del penal, tras el esfuerzo realizado para llegar a él por sus propios medios y cargada de alimentos.

Para González se trata de un caso de manipulación y chantaje por parte de la Seguridad del Estado, quien el martes de la semana pasada se había comunicado con ella a través de una visita del mayor Seúl, agente que atiende el caso de Silverio. El objetivo era informarle que tenía derecho a realizar una visita al penal el sábado 31y que podría llevar una bolsa con comida y medicinas, según declaraciones de Lucinda a Radio Martí.

“Él me llamó el viernes en la noche para decirme que yo tenía que buscar un papel del médico”, declaró González. A lo que Seúl respondió que de no llevar una documentación médica negativa de Covid-19 no podría entrar a visitar a su esposo, o de lo contrario tendría que contar con él personalmente para hacer la visita.

“Pero a estas alturas tú vienes a decirme que tengo que hacerme un examen de COVID-19. ¿Por qué tú no me lo dijiste desde el inicio? Yo voy a la cárcel por mis propios medios. Si tú dices que vas a estar allí, entonces nos veremos en la 1580 mañana temprano”, insistió Lucinda.

A lo que el oficial respondió con una promesa de que a las 9:30 de la mañana del sábado estaría allí en la 1580 para facilitarle la visita prometida.

La esposa de Silverio ya había comprado cinco libras de carne de cerdo a un alto precio, y se había preparado desde la madrugada para la visita, cuando al llegar a la prisión ese sábado le prohibieron visitar al recluso y ni tan siquiera le aceptaron la comida.

“Llegué a las 9 de la mañana y a las 11:20 se apareció el oficial Pedro y me pidió el papel del médico, que sin ese documento no podrían incluso recibir la jaba, ni ver a mi esposo, a pesar de lo que me habían prometido. Tomé mi comida y regresé para mi casa”, finalizó Lucinda.

Silverio Portal Contreras fue condenado a sus 72 años de edad por los supuestos delitos de desacato y desorden público en junio de 2018. En prisión, Silverio ha empeorado su estado de salud, que su esposa ha denunciado en reiteradas ocasiones. Tras ser víctima de una golpiza por parte de sus carcelarios, Silverio perdió la visión de un ojo.

Un grupo de activistas cubanos ya ha entregado al Tribunal Supremo de Cuba una Declaración Humanitaria, en la que se exige que Portal Contreras pueda cumplir lo que queda de su condena desde su domicilio.

La Unión Europea y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos han solicitado su libertad y se han preocupado por su estado de salud. La legisladora demócrata de origen ecuatoriano Debbie Mucarsel-Powell recientemente presentó un proyecto de resolución ante el Congreso estadounidense con el objetivo de ayudar a la liberación de Silverio Portal.

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.