Especialistas internacionales señalan “arriesgado” el uso de vacunas inconclusas en Cuba

  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Cuba es el único país usando vacunas en fase de prueba y no reguladas por ningún mecanismo internacional

El candidato vacunal Abdala, uno de los aplicados por Cuba. (Foto: Prensa Latina).

Expertos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y otros profesionales de la salud, advirtieron que el uso masivo de vacunas experimentales contra el COVID-19 es “arriesgada”.

En un reportaje de la cadena BBC Mundo, se consultó a una serie de especialistas, que opinan que, aunque Cuba está en su derecho de producir sus propias vacunas, comenzar a aplicarlas sin cumplir con los estándares internacionales es, cuando menos, “arriesgado”.

En un comunicado enviado por la OPS a la redacción de BBC Mundo, la organización reconoce la decisión del Ministerio de Salud Pública (Minsap) de usar en humanos los candidatos vacunales en fase III de investigación, Soberana 02 y Abdala.

“Esta es una decisión soberana del Gobierno de Cuba. La OPS no participa en esas acciones y solo recomienda utilizar vacunas cuando se hayan finalizado las tres fases de pruebas clínicas y las vacunas son aprobadas por una agencia reguladora o incluidas por la Organización Mundial de Salud (OMS) en su listado para uso de emergencia”, señala el comunicado.

Cuba ha sido uno de los últimos países en comenzar la vacunación contra el COVID-19 a su población, y el único en hacerlo con vacunas en fase de prueba y no reguladas por ningún mecanismo ni organización externo a su gobierno.

Esta situación ha sido usada por el régimen para ensalzar sus “logros” médicos, al señalarse como “el primer país de Latinoamérica en utilizar una dosis producida a nivel nacional”, aunque también es el primer país en usar una vacuna que no está terminada y de la que se desconocen sus efectos.

Esta situación fue mencionada por el medio internacional, que destacó que al no haberse concluido los ensayos ni haberse sometido a ninguna regulación externa a Cuba, se desconoce si la vacuna es realmente efectiva contra el COVID-19 o si tendrá efectos secundarios contraproducentes.

Solo a través de versiones oficialistas cubanas se conoce la “efectividad” de los candidatos vacunales Soberana 02 y Abdala, pues ni siquiera científicos de otros países han podido revisar los estudios que supuestamente realizó Cuba para probar ambos.

El medio británico contactó con el Centro de Prensa Internacional, el Instituto Finlay de Vacunas, el Grupo de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica de Cuba, el Centro de Expertos en Vacunas y varios de los científicos implicados en la producción y certificación de las vacunas cubanas, pero no obtuvo respuesta de ninguno.

Por ahora la población cubana sigue siendo el sujeto de prueba de su gobierno, lo que no ha impedido que países como Venezuela, e incluso Argentina, muestren interés en comprar los candidatos vacunales.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.