Al día con Florencia, Cuba y el Mundo

España quiere seguir sacando dólares de Cuba, pero sin mencionar los derechos humanos

Si bien el reclamo aboga por los intereses económicos de España, en nada alude la violación de derechos humanos que persiste en Cuba, a pesar de los llamados y exhortos que desde distintos rincones del mundo se realizan.

Composición Cubanos por el Mundo

Los derechos humanos resultan irrelevantes para España cuando se trata de buscar dólares mediante las cadenas hoteleras en Cuba. O al menos eso demuestra el reciente exhorto de la ministra española de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto a la Unión Europea justo cuando el régimen cubano volvió recientemente a mostrar su desdén por la sociedad cubana, su carácter represivo y su hostigamiento en los acontecimientos de la sede del Ministerio de Cultura el pasado 27 de Enero.

Mediante una carta enviada al vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, urgió al bloque entablar conversaciones con el gobierno de Estados Unidos, ahora bajo el mando del demócrata Joe Biden, para la suspensión de la Ley Helms-Burton, que afectaría los intereses económicos de España en Cuba. Sin embargo, elude por completo los intereses de los emigrados, que haciendo uso de su ascendencia española han huido de la nación cubana por la represión, la falta de oportunidades y la ruina en general de la nación, pues los convenios de la comunidad internacional con el régimen cubano no generan beneficio alguno para el cubano de a pie.

“Trabajar en la suspensión de la llamada Ley Helms-Burton es una de las principales prioridades de España y para ello solicitamos reforzar los contactos diplomáticos en curso de la CE con los Estados Unidos para suspender la citada ley”, dijo la funcionaria española en su carta, responsabilizando al embargo de afectar “gravemente” la inversión colocada en la isla, con énfasis especial en el sector turismo.

En 2019 el entonces presidente, Donald Trump incrementó la presión contra el régimen cubano al ordenar el levantamiento del título III de la ley HelmsBurton, que permitía a los norteamericanos demandar a aquellas compañías que se lucran o benefician de las propiedades expropiadas por los “revolucionarios”. Además incrementó las amenazas de poner en funcionamiento el título IV, para impedir el ingreso a Estados Unidos de aquellos empresarios que de forma directa o indirecta tengan acuerdos con la dictadura cubana valiéndose de bienes confiscados reclamados por ciudadanos estadounidenses, una acusación que salpicó directamente a Hoteles Meliá, cadena española.

Miguel Díaz-Canel acompañando la inauguración del Hotel Meliá en Varadero / Prensa oficial

No obstante, si bien el reclamo aboga por los intereses económicos de España, en nada alude la violación de derechos humanos que persiste en Cuba, a pesar de los llamados y exhortos que desde distintos rincones del mundo se realizan. La demostración más reciente fue la represión a titular personal del Ministro de Cultura, Alpidio Alonso, contra activistas que se presentaron ante la sede ministerial para rendir homenaje a José Martí.

Tomado De Cubanosporelmundo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: