Pedro Junco López

El escritor camagüeyano Pedro Armando Junco López, expulsado recientemente de la oficialista Unión de Escritores y Artistas (UNEAC) tras enviar una carta al mandatario cubano Miguel Díaz-Canel, criticó este viernes al vicepresidente y “zar económico” Marino Murillo y cuestionó la inminente reforma monetaria que prepara el gobierno.

En un mensaje publicado en su cuenta de Facebook, Junco escribió: “Murillo: Cuando el “DÍA CERO” eliminemos la dualidad monetaria ¿las tiendas en MLC venderán en moneda nacional? ¿O pasaremos a una nueva dualidad monetaria?

En la carta a Díaz-Canel, Junco López ya tocaba el tema de las reformas económicas.

“Es lamentable que la situación económica de mi país, que es su país, haya colapsado y los haya obligado a tomar medidas que desde hace décadas todos sabemos constituyeron errores económicos garrafales, como la penalización del USD. Y más lamentable aún que se abran tiendas especializadas solo para quienes tengan divisas extranjeras, dando una bofetada humillante a la moneda salarial de todos los cubanos y ahora, hasta al injusto CUC, ayer equivalente del dólar y hoy tan segregado como el peso cubano tradicional”, escribió en esa ocasión.

Tras la carta, el gobierno local de Camagüey suspendió la Peña Escritores al Bate, del narrador y ensayista como represalia.

Junco López ya había enfrentado previamente la mala gestión del Ministerio de Justicia y las instituciones del Estado, en el año 2015, tras la muerte de su hijo, el cantante de rock Pedro ‘Mandy’ Junco, asesinado en Camagüey.

No es la primera crítica al “apartheid” económico que ha impuesto la moneda libremente convertible en la isla. Las críticas a la nuevas tiendas en divisas, por sus altos precios y la segregación que han provocado en la sociedad, son habituales entre cubanos.

En los últimos meses las redes sociales cubanas se han inundado con quejas similares, denunciando escasez en las tiendas en CUC, convertidas en el patito feo ante las flamantes tiendas en moneda libremente convertible, donde a pesar de las colas hay más ofertas.

En julio, el gobierno decidió abrir tiendas de alimentos y otros productos de primera necesidad en las que se compra con tarjetas emitidas por bancos cubanos con un respaldo en moneda fuerte. Sin embargo, la polémica medida, dirigida a captar divisa fuerte, acentuó las diferencias entre quienes acceso a la moneda extranjera o no.

En un alarde de falsa promesa, el gobierno cubano dio a conocer una relación de productos que la población podría adquirir en las tiendas que venden en pesos convertibles CUC.

En el ilusorio listado figuraba todo lo que falta en las estanterías y neveras de las tiendas del Comodoro: leche en polvo, quesos, yogurt, picadillo de res, hamburguesas, picadillo de pavo, pollo, salchichas, embutidos, aceite, puré de tomate, conservas, pastas, granos, harina de trigo, café, azúcar y sal, entre otros.

Ello además de productos de aseo como el detergente, jabón de lavar y tocador, papel sanitario, desodorante, crema dental, almohadilla sanitaria, culeros desechables, toallitas húmedas, champú, frazada de piso y cepillos dentales, u otros de ferretería como pinturas, cemento gris y blanco, y un largo etcétera. 

Un fallido listado de expectativas que, más de tres meses después, los cubanos no cesan de denunciar en sus redes sociales como una promesa incumplida.

Se espera que la inminente reforma, que traerá consigo la eliminación del CUC, empeore la situación de desigualdad y carestía.

El cierre de estas tiendas cubanas en moneda libremente convertible es justamente una de las demandas de los integrantes del Movimiento San Isidro que siguen plantados en el local de la calle Damas tras 48 horas en huelga de hambre.

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.