Escasos salarios y condiciones precarias: los cubanos huyen del trabajo en los puertos

Las autoridades admiten que es un factor que incide en el mal funcionamiento de la cadena que debe llevar los productos a las bodegas y comercios.

Operaciones en el puerto de Cienfuegos. JULIO MARTÍNEZ MOLINA GRANMA

Los bajos ingresos y las malas condiciones laborales de los trabajadores de los puertos en Cuba son una de las causas que influyen en el mal funcionamiento de la llamada cadena Puerto-Transporte-Economía Interna, el sistema que opera el traslado de los productos de la libreta de racionamiento, las donaciones que recibe el Gobierno, el combustible y otros recursos.

Así reconocieron las autoridades en un informe presentado en la Asamblea Nacional del Poder Popular, según el cual se entrevistaron a unas 200.000 personas vinculadas a esta actividad, recogió el portal oficial Cubadebate.

El documento señala que los estibadores cubanos reciben bajos salarios y padecen además déficit de ropa, medios de protección y mala alimentación.

La falta de fuerza de trabajo en los puertos, fundamentalmente en los de Cienfuegos y Santiago de Cuba, provoca demoras en la carga y descarga de las mercancías.

«El puerto de Santiago de Cuba es el de mayores pérdidas en las operaciones, causadas por deficiencias en la organización y limitaciones objetivas», precisa el informe.

María del Carmen Concepción González, presidenta de la Comisión de Atención a los Servicios del aparato legislativo cubano, dijo que también existe un déficit de medios para la operación portuaria, así como de equipos de pesaje.

Por otra parte, reconoció que con frecuencia la descarga de los buques se atrasa por causas como la retención financiera, la falta de transporte o el insuficiente espacio de almacenamiento y este sentido dijo que el trigo, el maíz y la harina de soya sufren las mayores afectaciones.

«Tenemos dificultades en los salarios. Existe una depresión en los niveles de actividad y, por tanto, a menos barcos, menos salarios», reconoció el ministro de Transporte, Eduardo Rodríguez Dávila.

En febrero de 2021 el obrero portuario cubano Pedro Ahmed Fajardo Armas denunció los abusos laborales y la miseria en que viven los obreros del puerto de Cienfuegos al comentar sobre una huelga silenciosa.

«Estamos siendo muy maltratados. Tenemos una huelga silenciosa que tratan de ocultar, pero realmente nuestro personal se encuentra desvanecido. Ganamos menos que una auxiliar de limpieza», dijo entonces. Fajardo fue expulsado unos días después de su denuncia.

Las autoridades alegaron tres ausencias injustificadas y que tomó fotos de las operaciones y barcos atracados en la Terminal O’Bourke para compartirlas en las redes sociales. Según la carta de despido, el estibador incitó «a unirse a actos de protestas en el Puerto de La Habana y con críticas y manifestaciones contrarias a las reglas de conductas sociales y las buenas costumbres, sobre el trabajo que realiza en la entidad, el pago de su salario, entre otros».

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%